7 mar. 2017

LA REVOLUCIÓN LIBERAL BURGUESA (III)

Para lograr el fin del predominio nobiliario, es preciso implantar unas reformas, y para todo ello el sistema doctrinal se basará en tres puntos fundamentales:

-Aparece la teoría de la soberanía nacional, ejercida a través de una serie de representantes, quienes intervienen utilizando el sistema político.
-División de poderes.  Desde Locke aparece en la tradición política.  Se caracteriza por la existencia de un poder legislativo, formado por representantes de la nación, al cual, aunque legalmente, se le sitúa en igualdad de condiciones con el ejecutivo y el judicial, en la realidad, y por medio de tecnicismos, artificios formalistas, etc..., se tratará de conferirle la potestad soberana.  Esto es la cúspide de la pirámide constitucional.  Se estructura de modo que su acceso se vea restringido en favor de representantes de la clase burguesa.
-Cobra enorme auge la doctrina de los derechos naturales del hombre y del ciudadano, que incluye en la más típica de las versiones (la francesa) los derechos a la libertad, seguridad, igualdad (ante la ley, no socio-económica) y el derecho burgués por antonomasia: el de la propiedad, ejercido total y absolutamente.

Todos estos rasgos aparecen en los movimientos revolucionarios de carácter liberal-burgués, correspondientes al período que abarca desde finales del siglo XVIII hasta la primera mitad del XIX.

VISITA MI WEB PERSONAL