24 mar. 2017

LA GUERRA DE LA INDEPENDENCIA: GUERRA DE GUERRILLAS (I)

Incapaces de mantenerse en campo abierto ante tropas superiores en número, armamento, preparación, técnica y movilidad, los españoles abandonan su fórmula de combate inicial -la guerra regular-, estableciendo en su lugar un modo enteramente inédito de hacer la guerra -la guerrilla-, primera aparición histórica de la "guerra revolucionaria".
El campesinado, aparte de prestar ayuda al ejército profesional, se afirma a través de una resistencia específicamente rural: la guerrilla, que pasa a ser como la agricultura o la ganadería, un género de vida que practica una parte considerable del pueblo español durante el siglo XIX.  Su explicación general hay que buscarla en el aumento considerable de hombres en la segunda mitad del siglo XVIII, unido a la pobreza general del país y al mantenimiento de unas formas de propiedad anacrónicas; carecen de una vida normal y sedentaria, y se ven solicitados por una vida de riesgo, por un paisaje abrupto, en el cual el Estado no se deja sentir.  Hay que tener también en cuenta para la explicación de este fenómeno a reacción espontánea frente a una ocupación militar extranjera, siempre mal tolerada por el pueblo español; el sentimiento de ver amenazados por el ocupante los resortes más entrañables de la actividad vital de cada individuo -religión, tierra y el rey-; la irregularidad misma de la vida colectiva, entre dos legalidades que se desconocían mutuamente, y en no pocos casos los saqueos de unos y otros, según los altibajos de la contienda.  Todo ello sirve de estímulo para la multitud de hombres que se acogieron a la guerrilla.
La invasión de la campaña napoleónica a finales de1808 fue hasta cierto punto causante del desparramamiento de docenas de millares de combatientes por toda la geografía española.  Esta dispersión empuja al ejercicio de una nueva guerra: la lucha de guerrillas.  Al comienzo de la campaña napoleónica, las tropas regulares alcanzaron la cifra máxima de 216.621 hombres, número jamás logrado en el resto de la guerra.
El guerrillero sacrifica el terreno y deserta de los ejércitos regulares para mantener intacta su capacidad combativa.  Es la derrota y la dispersión las que determinan la aparición de las guerrillas, que van a protagonizar la guerra revolucionaria.  Esta nueva institución bélica nada tiene que ver con el generalizado individualismo bélico español no con "una simple renovación del alma celtibérica", como algunos historiadores han querido sugerir.  La guerrilla, en contra de una opinión hasta cierto punto muy extendida, no surge hasta los primeros meses de 1809.  Cabe matizar esta fecha, puesto que las partidas y cuadrillas ya estaban reglamentadas por la Junta Central en diciembre de 1808.  Es a comienzos de 1809 cuando los guerrilleros caracterizan el hecho colectivo de la guerra revolucionaria.  Serán básicamente excombatientes que tienen a sus órdenes a antiguos soldados.

VISITA MI WEB PERSONAL

No hay comentarios: