29 dic. 2016

ÓRGANOS DE DIFUSIÓN DE LAS LUCES (III)

La prensa es un medio de gestión y poder del Estado que juega un gran papel como órgano difusor de la Ilustración.  Está demostrando la importancia que alcanzará en los dos siglos siguientes.
"El Pensador" era dirigido por Clavijo y Fajardo.  Seguía la línea de lanzar fuertes ataques a la ignorancia y la ociosidad de los nobles y el clero.  "El Censor", editado por el famoso Luis Cañuelo, prometió criticar, de acuerdo con la razón, todo lo que viera "siempre que no se lo prohibiese la decencia, la religión o la política".  Cañuelo cumplió con sus promesas y con el título del periódico.  Ataca al noble y defiende la igualdad de derechos; ataca el oscurantismo del clero y defiende a los filósofos ilustrados.  Persiste en sus ataques a la riqueza de la Iglesia; es claro partidario del clero janseanista, de la Ilustración y de que el gobierno reforme la Iglesia.  Ridiculiza a las órdenes religiosas. pese a algunas reprimendas del gobierno, "El Censor" seguía indómito.
La línea del "Apologista Universal" es poner en ridículo la literatura religiosa de la época.  Su editor es el piadoso agustino Pedro Centeno, a quien se le tachaba de ateo, luterano y janseanista.  Al tener que abjurar de sus creencias, se dice que enloqueció.
"El Corresponsal del Censor" atacaba las múltiples prácticas religiosas de la Iglesia y a la aristocracia ociosa.  "El Duende de Madrid" adoptaba posiciones mercantilistas en un campo y janseanistas en otro.  Denunciaba la ineficacia de la educación y la ignorancia de las órdenes religiosas.
El "Conversaciones de Pedro y Marica" resaltaba la necesidad de ilustrarse, atacaba la censura inquisitorial por lo que ello suponía de intentar apagar las luces.  "El Correo de Madrid" demostraba un eclecticismo en sus defensas y ataques a la ciencia y a las luces.  Abordaba otros temas ligeros y presentaba unas buenas biografías de los filósofos modernos.  "El Correo Unitario de Europa" tenía como objetivo difundir los conocimientos prácticos y el progreso de la ciencia en el extranjero.  "Semanario Erudito", dirigido por Antonio Valladares, buscaba sus temas en el pasado de España y en las causas de su decadencia.  Otro periódico divulgador de las luces modernas era el "Diario de Madrid".
Lo cierto es que existían otras muchas publicaciones de temas más o menos festivos.  Todo ello significaba un esfuerzo intelectual y cultural en lo últimos años del reinado de Carlos III.  También aparecieron otros diarios y revistas en provincias, divulgadores también de temas científicos, agrícolas, así como de noticias regionales.  
Fueron asimismo numerosas las publicaciones de libritos y folletos sobre temas filosóficos, médicos y de otras índoles, aunque la mayoría lo eran de asuntos religiosos.  Madrid era el centro periodístico y el eje distribuidor de sus múltiples periódicos a las provincias.  En un recuento aproximado, el 50% de los suscriptores de la prensa eran de provincia, sobresaliendo los envíos a las ciudades-puerto.
Pero ¿quiénes compraban los periódicos?  En un muestro aproximado se puede afirmar que los nobles titulados y eclesiásticos no compraban muchas de estas publicaciones.  El porcentaje oscilaba entre el 15 y el 20% del total.  La mayoría aplastante no eran miembros de estas clases, sino plebeyos o hidalgos sin título, miembros del gobierno u oficiales del ejército, así como médicos, abogados, negociantes y fabricantes o bien hombres de carrera.
Es por ello que resulta natural que estos periódicos predicasen el amor al trabajo, la frugalidad, la curiosidad intelectual, la innovación económica y otras virtudes modernas de la época.  Son los hombres de carrera, negociantes y burocracia real los que sostienen y difunden la Ilustración.  Si esta clase media el gobierno y sus proyectos se habrían venido abajo.  De todas formas eran pocos.  El periódico en esta época era un artículo de lujo, y cabe pensar, en algunos casos probados, que un periódico tenía múltiples lectores.  Las estadísticas nos vienen a demostrar que sólo el 1% de la población total tenía acceso directo a las ideas de la Ilustración.