13 dic. 2016

LA FILOSOFÍA POLÍTICA

Si la economía política era la novedad, la antigua filosofía política estaba variando, esencialmente, en el extranjero, y sus cambios se dejaban sentir en España.  En 1748 aparecía una delas obras de más éxito de todos los tiempos, "El Espíritu de las Leyes", de Montesquieu.  Para penetrar en los secretos del buen funcionamiento del gobierno, hace un estudio histórico basado en sociedades verdaderas.  Esta obra constituye una revisión empírica de las formulaciones abstractas del pensamiento liberal, para adaptarlo a las circunstancias concretas de cada país y de cada Estado, siendo la ley natural y la realidad social los elementos determinantes de la vida política, y la combinación de estos dos factores producirá una diversidad de instituciones y leyes positivas.  La estructura social pesa mucho en la realidad política.  La nueva formulación de la doctrina liberal elaborada por Montesquieu tiende a crear un sistema en que las leyes, al adaptarse a las circunstancias de cada nación, permitan el establecimiento de un sistema de contrapesos ("es preciso que el poder contenga al poder") que a través de la separación de poderes, la utilización de corporaciones intermedias entre el poder y los súbditos, y la descentralización, consigan evitar el despotismo.
El clima y la geografía son básicos para explicar por qué las instituciones varían según los casos.  En esta monarquía liberal que él concibe, la protección de las leyes fundamentales del reino se confía a organismos aristocráticos.
Contiene, además, una "amonestación contra los aniquiladores de España y Portugal", puesta en boca de una niña judía de diez años, que pide libertad de conciencia, en un auto de fe, antes de ser quemada.  La Inquisición, huelga decirlo, prohibió el libro en 1756.  Pero la fama de Montesquieu era enorme; no le faltaron conocedores, lectores, copiadores, panegiristas en España.  Recordemos las "Cartas Marruecas" de Cadalso, inspiradas en las "Cartas Persas" de Montesquieu.  Son muchos ilustrados los que le citan en sus obras y discursos.
No son desconocidas en España las obras de Jacob Friedrich sobre ciencia gubernativa, relaciones entre países, etc.  Lo mismo se puede decir de la obra reformadora del derecho penal de Beccaria y las legislaciones prácticas de Gaetano Filangeri.
Estas obras despiertan grande y rápido interés en España.  Pronto españoles como Lardizábal, Cañuelo, Foronda, Sempere, Guarinos, etc... disertan sobre la legislación criminal desde el punto de vista moderno.  Se condena la práctica del tormento. Los castigos debían tener objeto de enmienda del culpable y no venganza del hecho cometido.

No hay comentarios: