11 sept. 2016

LOS JESUITAS COMO GRUPO DE PRESIÓN

Se justifica la expulsión de los jesuitas de España porque lo deseaba la mayoría del país; la querían los prelados, los ministros, el propio rey Carlos III.  La opinión es unánime.  Sin embargo, el problema merece una explicación.
Los hijos de San Ignacio de Loyola se habían extendido por todo el mundo; tenían gran influencia doctrinal y política; monopolizaban la enseñanza de las clases altas; controlaban la juventud y los cargos del Estado; su control llegaba hasta el confesionario regio, lo cual era muy importante y peligroso.  Los jesuitas formaban la conciencia del monarca, de sus ministros y de la "élite" del país (algo muy parecido a lo que supuso el Opus Dei en el Tardofranquismo).  Era, en suma, un grupo de presión en toda regla.
La opinión general de los españoles en el momento de la expulsión se puede resumir así:

"Era creencia muy común en el siglo XVIII que la compañía de Jesús había puesto demasiado empeño en engrandecerse a los ojos del mundo; que había sido muy solícita defensora de su propia estima y gloria humana; que la hacía odiosa su exclusivismo; que la cegaba el brillo de su esplendor, y que su principal verdugo había de ser el peso de su grandeza y poderío."

Cuentan con 112 colegios aristocráticos, donde los nobles educan a sus hijos.  Los jesuitas les enseñan que no tengan amistad ni trato familiar cn muchachos de bajo nacimiento, que con sus criados tengan las relaciones indispensables exigidas por el servicio; que su comportamiento no dañe el prestigio del colegio.  Les enseñan mucha urbanidad; montan los famosos exámenes públicos y toda una gama que se ha hecho clásica con el nombre de "educación jesuítica".
De los colegios salen los cargos y dirigentes, y éstos apoyan desde el poder a los colegios.  Estamos ane un círculo de apoyo mutuo y recíproco que garantiza una educación clasista.  Recordemos que estos colegios se habían autorizado en el siglo XVI para educar a estudiantes necesitados; pero esta finalidad había sido tergiversada por los propios jesuitas y los aristócratass.
Estos colegios -hoy los llamaríamos "universidades privadas"- desprecian a los universitarios pobres que estudian en las universidades del Estado.  Universidades estatales que decaen sobre todo por la competencia, porque tienen menos medios y porque los colegios les quitan las salidas profesionales.  Estos universitarios estatales se llamarán "manteístas" (se les obligaba a llevar manteo).  De entre ellos va a escoger Carlos III sus hombres de gobierno.  Vemos que la rivalidad entre colegiales y manteístas tiene un fondo ideológico y social.
El choque se había de producir y se produjo por el contacto inevitable de dos fuerzas poderosas.  Por ello la expulsión se apoyó principalmente en las ideas, en la política, en el espíritu de la Compañía de Jesús.  Por ello el monarca español se reservó en su real ánimo las causas de la expulsión.  Por ello sostenemos que sólo la inspiró un cambio esencial de política, una verdadera razón de Estado.
Cuando el Papa, dolido por la expulsión, escriba a Carlos III su famosa carta "Tu quoque fili mi", el rey de España le contestará diciendo que "son superabundantes las pruebas para expulsar para siempre de los dominios de España todo el cuerpo de dichos regulares (jesuitas)".
Forman una facción, un grupo de alta presión, un estado dentro del Estado mismo.  No son individuos aislados; Tanucci, consejero del monarca, lo subraya al decir que no comprende que un "padre" sea el director espiritual de un rey.
El consejo, al dictar la expulsión de los jesuitas, dirá que la Compañía encierra espíritu de fanatismo y de sedición, falsa doctrina e intolerable orgullo, nocivo al reino y a la prosperidad, y que contribuye al engrandecimiento de Roma.  Y el consejero afirmará:

"Es incompatible toda facción dentro de cualquier Estado con la subsistencia y conservación del Estado mismo: de suerte que o el gobierno civil ha de sucumbir y perecer o ha de expeler esta mortífera sociedad como una verdadera enfermedad política y de las más agudas que se han conocido en esta clase."

VISITA MI PÁGINA WEB