5 abr. 2016

DISTRIBUCIÓN DEMOGRÁFICA EN LA ESPAÑA DEL XVIII

El siglo XVIII presenciará una inversoón de términos. Si hasta este momento la densidad de población fue superior en el centro de la Península, ahora el centro se va a ver desbordado y superado por las regiones costeras. Es muy significativo el que en 1797 haya en España 932 despoblados (pueblos y lugares que a causa de su decadencia habían sido abandonados). De estos 932 municipios, 793 estaban localizados en León y en las dos Castillas. Cerca de Badajoz había una zona de más de 8.000 kilómetros cuadrados de pastos que no conocían alma humana, y este caso no era el único.
El centro de España crecerá a lo largo del siglo XVIII, pero de una forma insignificante. Extremadura, sobre una población de 400.000 habitantes, aumentará sólo en 25.000.
Con las cifras aproximadas de otras regiones se pueden evaluar los contrastes a lo largo de la centuria (la primera cifra son los habitantes en 1700 y, entre paréntesis, los habitantes en 1800):

ASTURIAS: 150.000 (365.000)
GALICIA: 600.000 (1.140.000)
PAÍS VASCO: 175.000 (344.000)
CATALUÑA: 400.000 (900.000)
VALENCIA: 300.000 (915.000)
ARAGÓN: 375.000 (657.000)

Se ve claramente cómo las áreas periféricas se duplican o incluso triplican a lo largo del siglo.
Pero la densidad de población en los núcleos del interior no suele pasar de 20 habitantes por kilómetro cuadrado. Hay zonas con una densidad seis veces superior a otras. Teniendo en cuenta el tamaño de España y la naturaleza del terreno, esta dispersión de la población iplicará enormes dificultades para explotar el potencial del mercado español. Y así comenzaba el contraste demográfico que se iría agravando hasta bien entrado el siglo XX.
El aumento periférico es correlativo al peso económico, social, político y cultural de estas provincias. No hay que olvidar que la mayoría de las personalidades destacadas en esta centuria provienen de Asturias, la montaña, País Vasco y Levante. Estas zonas adquieren un nivel de vida superior, muy de acuerdo con el crecimiento de sus posibilidades agrarias, pesqueras, mineras, industriales y comerciales.

No hay comentarios: