22 mar. 2016

LOS OBJETIVOS INGLESES A COMIENZOS DEL SIGLO XVIII

Inglaterra intenta repartir y ordenar el continente asentando su propia hegemonía sobre Europa. Abriga unos temores: restauración de los Estuardos en el trono inglés y miedo a que las Indias sean el soporte del poer continental de Luis XIV. Cuenta con unos hechos: Francia se encuentra debilitada y el archiduque podría resucitar el Imperio de Carlos V. Se impone que Luis XIV ceda y consienta la desmembración de la monarquía española en Europa, y así Felipe V desplazaría al archiduque.
De esta forma, conveniencia y posibilidad se dan la mano para que la guerra termine y el objetivo inglés se realice a base de estas dos premisas:

-Separación de las Coronas española y francesa, que, no obstante la comunidad dinástica, no debería recaer en la misma persona; y supresión de los privilegios comerciales otorgados a la sazón por los españoles a los franceses en las Indias. De esta forma, la comunidad hispano-francesa quedaba purgada de antemano de todo elemento que pudiera resultar nocivo para los intereses británicos de Ultramar.
-En contrapeso al incremento francés en el continente, que, a pesar de las reservas recién señaladas, había de suponer la solución francesa a la sucesión española, Austria se constituiría en heredera de España allí donde el poderío francés era susceptible.

Sentado firmemente esto, la hegemonía inglesa verá realizados sus intereses.
Primera fase: "Preliminares de Londres", donde Inglaterra hace reconocer a la reina Ana y también su predominio mercantil y la ocupación de Menorca y Gibraltar. Luis XIV promete que nunca se unirán en una corona Francia y España, y ofrece consideraciones a Austria, Holanda, Prusia, Saboya y Portugal.
Segunda fase: Francia ha quedado disminuida como potencia continental y privada de la unión española y del apoyo americano. A Inglaterra sólo le falta presionar sobre los aliados y obligarles a hacer una paz con Francia por separado (Convención de Fontainebleau, 22 de agosto de 1972), y media para que Portugal, Saboya y Prusia firmen el armisticio con Francia.
Presiona y llega a conminar a Holanda para que haga la paz con Francia. Holanda se ve obligada a firmar la paz y disminuir el número de plazas de guarnición (segundo "Tratado de la Barrera", 30 de enero de 1713).
Austria seguía con sus reclamaciones exorbitantes: el trono de España, Estrasburgo, etc. Luego reclamaría la independencia de Cataluña... Transigirá, por fin, y se limitará a pedir la no admisión del duque de Baviera (partidario de Francia) en el Colegio Electoral y a exigir la herencia que España tenía en Europa.
Londres se ha impuesto. Falta consagrar todo este orden de cosas.