20 feb. 2016

LA UNIÓN DE ARMAS

En el informe que dirigió el conde-duque de Olivares al rey en 1625, del que ya hemos citado algún párrafo, se sugerían tres posibilidades. Oigámoslas:

"Tres son, Señor, los caminos que a V.M. le puede ofrecer la ocasión y la atención en esta parte, y aunque diferentes mucho, podría la disposición de V.M. juntarlos y que, sin parecerlo, se ayudasen el uno al otro. El PRIMERO, Señor, y el más dificultoso de conseguir (pero el mejor, pudiendo ser), sería que V.M. favoreciese los de aquel reino, introduciéndolos en Castilla, casándolos en ella, y los de acá allá, y con beneficios y blandura los viniese a facilitar de tal modo que, viéndose casi naturalizados acá con esta mezcla, por la admisión a los oficios y dignidades de Castilla, se olvidasen los corazones de manera de aquellos privilegios que, por entrar a gozar de los de este reino igualmente, se pudiese disponer con negociación esta unión tan conveniente y necesaria. El SEGUNDO sería, si hallándose V.M. con alguna gruesa armada y gente desocupada, introdujese el tratar de estas materias por vía de negociación, dándose la mano aquel poder con la inteligencia y procurando que, brando mucho la fuerza, se desconozca lo más que se pudiere, disponiendo como sucedido acaso, lo que tovare a las armas y al poder. El TERCER camino, aunque no con medio tan justificado, pero el más eficaz, sería hallándose V.M. con esta fuerza que dije, ir en persona como a visitar aquel reino donde se hibiere de hacer el efecto, y hacer que se ocasione algún tumulto popular ghrande y con este pretexto meter la gente, y en ocasión de sosiego general y prevención de adelante, como por nueva conquista asentar y disponer las leyes en la conformidad de las de Castilla y de esta misma menera irlo ejecutando con los otros reinos".

Olivares aparece como un campeón, no de la causa de Castilla, sino de la causa de España, de una España nueva y unificada en la que derechos y deberes estarían igualmente repartidos. Pero no era aquéllos planes que pudiesen realizarse sino a largo plazo. En consecuencia, el valido puso en marcha un segundo plan, mucho más factible: la creación de un ejército de 140.000 reservistas, reclutados y mantenidos proporcionalmente por todos los estados de la monarquía, según la siguiente pauta de hombres aportados:
Cataluña: 16.000
Aragón: 10.000
Valencia: 6.000
Castilla y las Indias: 44.000
Portugal: 16.000
Nápoles: 16.000
Sicilia: 6.000
Milán: 8.000
Flandes: 12.000
Islas del Mediterráneo y del Atlántico: 6.000

Esta sería la llamada Unión de Armas, que Olivares trató de crear. Con vistas a ello, las Cortes de Aragón, Cataluña y Valencia fueron reunidas en 1626, después de veinte años de inactividad. Ni que decir tiene que la oposición que ofrecieron puso de manifiesto los temores de aquellos reinos a que los castellanos terminasen por suprimir sus fueros. Olivares, comprendiendo que no podía conseguir sus propósitos, hizo salir de Aragón al rey y a su séquito, sin despedirse siquiera de las Cortes. A pesar de que la Unión de Armas había fracasado, la Corona volvió a Madrid satisfecha por los subsidios que en aquellos reinos se habían otorgado. De todas formas, en 1626 se proclamó oficialmente la creación de la Unión de Armas.

VISITA MI PÁGINA WEB

No hay comentarios: