7 sept. 2015

VASCO NÚÑEZ DE BALBOA

Carlos V exigió que fuesen liberados los 13 hombres retenidos por los portugueses, recibió solemnemente a los 31 supervivientes de la expedición, los cubrió de honores, les compensó espléndidamente su servicio, y a Elcano, entre otras muchas mercedes, le premió con 500 ducados de oro anuales y vitalicios, le permitió llevar consigo dos guardaespaldas y le otorgó un escudo de armas coronado por un globo terráqueo con la leyenda "Primus circumdedisti me" (Tú fuiste el primero que me dio la vuelta).
Aparte del éxito científico logrado por Elcano al probar la esfericidad de la Tierra y el de Magallanes al descubrir el estrecho que lleva su nombre, la expedición reportó otras muchas ventajas, la menor de las cuales no fueron los muchos quintales de clavo, canela, nuez moscada y sándalo que trajo la Victoria a España. Las Molucas quedaron en poder de Castilla, aunque por poco tiempo, pues Portugal no tardó en discutir los derechos de Castilla. Las discusiones se prolongaron hasta 1529, fecha en que Carlos, agobiado por los sempiternos problemas económicos, las vendió al rey de Portugal por 350.000 ducados. Cuando, en 1580, Felipe II fue proclamado rey de Portugal, volvieron a la Corona.
El año 1513, como dijimos, fue el del descubrimiento del océano Pacífico por Vasco Núñez de Balboa, hombre a quien es justo considerar como el prototipo de la audacia y el dinamismo de los conquistadores y también como ejemplo de víctima por las injusticias que con él se cometieron. El éxito obtenido por su descubrimiento y el haber sido nombrado gobernador de las provincias de Panamá y Coiba, ademá de adelantado del mar del Sur, concitó contra él un odio de muchos de sus compañeros y la envidia más encarnizada del goberndor Pedro Arias de Ávila (Pedrarias Dávila), quien pretextando que Balboa trataba de rebelarse contra la autoridad real, le instruyó un proceso sumarísimo y lo hizo ejecutar junto con otros cuatro compañeros suyos. Como escribió A. de Altoaguirre, "no llevaron al patíbulo a Vasco Núñez los crímenes de que le acusaba la sentencia; le llevó la grandeza de su descubrimiento, que concitó contra él la envidia y el odio de los que, con su muerte, veían expedito el camino para saciar su ambición, realizando en el mar del Sur las exploraciones que su descubridor proyectaba".
La mancha que puso sobre la ejecutoria de Pedrarias la injusta muerte de Balboa no es óbice para apreciar en él la positiva tarea que realizó como explorador y colonizador, si bien en todas ellas se movió más que por deseos de captarse la amistad de los indios,por afán de lucro. Entre las expediciones de que fue promotor destacaría la que dirigió Gaspar de Morales, en la que participó Francisco Pizarro (1515), quien se dirigió a la isla de las Perlas. Allí recibieron de un cacique una gran cantidad de perlas entre las que sobreasalía una de 21 quilates, don corma de pera, que la mujer de Pedrarias vendería luego a la emperatriz Isabel y que se conservó hasta 1734, año en que desaparecció en el incendio del alcázar. La famosa perla, conocida con los nombres de La Sola, La Huérfana y La Peregrina, sería mencionada, tiempo adelante, por algunas de nuestras mejores plumas, como las de Lope de Vega y Cervantes.
Terminaremos esta enumeración aludiendo al descubrimiento de Puerto Rico por Juan Ponce de León, quien lo conquistó entre los años 1508-1511, y a la circunnavegación de Cuba, que llevó a cabo Sebastián Ocampo. La ocupación de la isla fue llevada a cabo por Diego de Velázquez en aquel mismo año de 1509, en el corto espacio de tres semanas. En aquella expedición tomaron parte tres hombres que aún tendrían mucho que hacer en el Nuevo Mundo: Pánfilo de Narváez, Bartolomé de las Casas y Hernán Cortés.

VISITA MI WEB PERSONAL EN EL SIGUIENTE ENLACE

No hay comentarios: