10 jul. 2015

LAS GUERRAS DE CARLOS I CON FRANCIA (IV)

Pescara y Lannoy reagruparon sus fuerzas en Lodi, mientras Francisco I intentaba inútilmente el asalto a Pavía. Borbón acudió a Fernando, el hermano de Carlos, y obtuvo de él un ejército de mercenarios alemanes, que acudieron también a Italia. Se imponía la necesidad de atacar al francés inmediatamente; cualquier retraso habría significado la deserción de los mercenarios, al carecer de dinero para pagarles. En efecto, ni los italianos ni los alemanes que se habían enrolado bajo las banderas de Carlos estaban dispuestos a luchar por ideal alguno. Querían dinero contante y sonante. Los españoles fueron los únicos en renunciar a sus pagas, para que con ellas pudiera retenerse a los mercenarios. Dos españoles lograron atravesar el campo francés y entrar en Pavía con 3.000 escudos cosidos en las camisas, con los que pudo Leyva pagar a los 5.000 italianos que tenía en la plaza.
El 24 de febrero de 1525, Pescara y Lannoy lanzaron sus tropas contra los franceses, que de sitiadores se convirtieron en sitiados, acorralados además entre dos fuegos.
Atacados por las tropas llegadas de Lodi, los francess contraatacaron impetuosamente. El mismo Francisco I, los franceses contraatacaron impetuosamente. El mismo Francisco I se puso a luchar entre su gente. Entonces Leyva, que sufría en aquellas fechas fuertes calenturas, dio a sus gentes la orden de salir de Pavía y atacar a los franceses por la espalda. No hubo para ellos más solución que la huida. La mayor parte de ellos se precipitaron al camino que llevaba a Francia, pero Leyva lo había cortado rompiendo poco antes el puente que salvaba el Ticino. El cronista Mexía, nos lo cuenta magistralmente:

"El rey de Francia, después de aver peleado valientemente, como está dicho, yendo a los suyos de vencida, cayó o fue derrivado, su cavallo con él, y fue preso por dosespañoles, el uno soldado, llamado Juanes, vizcaíno, y el otro, hommbre de armas, llamado Diego de Ávila, natural de Granada; entre los quales ovo competencia sobre ello. Dízese que el vizcaíno llegó primero al rey; pero el Diego de Ávila ovo el estoque, por do provava avérsele rendido a él. Finalmente fue preso por ellos y llegado allí otros estuvieron por matarlo, no conosciéndolo; y al cabo, siendo conoscido, fue traído al visorrey de Nápoles, que acertó a venir allí luego. Y fue puesto en un quartadgo, y llevado con mucho respeto y acatamiento. Fueron muertos en esta vatalla de la parte vencida más de doze mill hombres, y entre ellos gran número de los mosiures y nobleza de Francia"

No hay comentarios: