11 feb. 2015

EL GOBIERNO PERSONAL DE DON ÁLVARO DE LUNA (1430-1437) (III)

Las victorias personales obtenidas en Granada por el de Luna en 1431, si bien le habían hecho ganar en prestigio, no habían solucionado de forma definitiva ni el porvenir de los infantes de Aragón, encastillados en sus últimos reductos extremeños, ni tampoco la cuestión de las compensaciones debidas a Juan de Navarra.
Las entrevists en Agreda y Tarazona no llegaron a tener éxito. Juan II no estaba dispuesto a transigir en nada, más aún en unos momentos en que Alfonso V se encontraba enfrascado en su política mediterránea. Los rebeldes pretendieron que aún se podía mantener vivo el rescoldo de la revuelta mediante una rebelión de la nobleza frente al autoritarismo del condestable, el apoyo del rey de Portugal y la ayuda de la orden de Calatrava en la persona de su maestre, Juan de Sotomayor.
Las tres bazas resultaban sumamente hipotéticas, y acabaron fallando. Las dos primeras no tuvieron ningún efecto. El apoyo de los caballeros de Calatrava resultó imposible desde el momento en que el de Luna se las ingenió para conseguir del Papa una bla que destituyese a Juan de Sotomayor y nombrase otro titular más adicto a sus directrices políticas.
El infante don Pedro cayó prisionero de las tropas reales. Alburquerque acabó por rendirse. el rey de Portugal salió como mediador en la discordia, acogiendo en su reino a aauél y a su hermano don Enrique. Desde el reino lusitano pasarían a Italia para ponerse al servicio de las ambiciones mediterráneas de su hermano, Alfonso V.
La evolución de los asuntos italianos benefició a los proyectos políticos del condestable. Por un lado, la intervención castellana en los asuntos dela Iglesia (crisis conciliar de Basilea) permite a don Álvaro disponer de un argumento más de propaganda; del otro, el fracaso de Alfonso V en Italia, derrotado junto con los infantes de Aragón en Ponza, a principios de agosto de 1435, marca el punto más bajo de la actividad política de la rama menor de los Trastámara.
Tal fracaso no constituyó una catástrofe irremediable, ya que tanto el monarca aragonés como sus hermanos, prisioneros del duque de Milán, recuperaron rápidamente la libertad. Pero su prestigio se había deteriorado considerablemente.
Ello pudo ser tomado como punto de partida para una sincera reconciliación entre Juan II u sus parientes. El rey de Navarra regresó rápidamente a la Península, dispuesto a negociar la devolución de sus bienes patrimoniales. En Toledo se llegó a una verdadera paz entre el de Luna y los infantes. Éstos acabaron por transigir en no volver a Castilla más que con previo permiso del rey, que seguiría reteniendo sus bienes. Juan de Navarra salió algo más beneficiado: el proyectado matrimonio entre su hija Blanca y el primogénito castellano, Enrique, podría ser el punto de partida para la recuperación de sus señoríos castellanos.
De una forma un tanto inopinada, los "aragoneses" iban a encontrar la nueva ocasión de recomenzar la lucha. En efecto, los colaboradores de don Álvaro: Manriques, Pimenteles, Enríquez... se encontraban cada vez más desilusionados. Su colaboración en la caída de los infantes sólo había traído el encumbramiento de un poder más personal y directo: el del condestable de Castilla.
Los pasos que éste daba en la marcha de su política personalista eran firmes. A la eliminación de la influencia de los "aragoneses" sucedía el acaparamiento delos puestos claves de la vida castellana para él y sus más allegados. Es todo un síntoma el que en 1434, al quedar vacante la sede arzobispal toledana por muerte de Juan Martínez Contreras, fuera promovido a ella un hermano del valido: Juan de Cerezuela.
La articulación de la política monárquica por parte de don Álvaro estaba cayebdo en el más abierto personalismo. Y ello no era instrumento idóneo para estructurar un Estado. El apoyo del estado llano a través de las Cortes hubiera podido ser una buena solución. Pero el organismo carecía de toda fuerza y representatividad. Cuando se reanuden las discordias civiles en Castilla, los grupos de la oligarquía nobiliaria serán sus protagonistas de primera fila.

No hay comentarios: