13 nov. 2014

LA CONQUISTA DE LEVANTE Y ANDALUCÍA (y VII). SEVILLA.

El otro foco aún en poder musulmán era Sevilla. Los planteamientos ante el posible hecho de la conquista cristiana fueron en este reino diferentes a los de Granada, pues mientras el reino nazarí se declaraba vasallo de Castilla, evitando así su conquista, los sevillanos se hicieron vasallos del rey de Túnez, lo que aumentó la actitud agresiva de los castellanos con respecto a ellos y aceleró el proceso de desaparición del reino. En 1246, los cristianos operaban en el Aljarafe sevillano, tomando Alcalá de Guadaira, Lora y Alcalá del Río. Simultáneamente, una flota a las órdenes de Ramón Bonifaz atacó y destruyó las naves que intentaban auxiliar a Sevilla, e inmediatamente remontó el Guadalquivir. Este fue el principio del fin de la importante ciudad islámica.
En 1247 el rey de Castilla asentaba sus reales en Tablada, mientras el maestre de Santiago cortaba el camino de Niebla, único por el que podían llegar refuerzos a los sitiados. Carmona, cercada desde el verano, se rindió. El 2 de mayo del mismo año Ramón Bonifaz rompió el puente de barcos que unía la ciudad con Triana. Los sitiados entraron en una serie de largas negociaciones, pudiendo por fin salvar sus bienes, aunque se obligaron a respetar la ciudad y a dejarla intacta -recordemos que era costumbre incendiar las ciudades asediadas antes del desalojo-. El 23 de noviembre la ciudad se rendía, y el 22 de diciembre Fernando III entraba en el que había de ser su último cobijo. Tres años después, a la vez que los portugueses tomaban los últimos reductos aún independientes del Algarve, los castellanos se apoderaban de las dos márgenes del Guadalquivir hasta su desembocadura. En 1250, el penúltimo capítulo de la Reconquista y el más importante -al menos por la extensión del territorio recuperado- tocaba a su fin. Ya no quedaba en España ninguna unidad política musulmana que no fuera el reino granadino, cuya larga cuenta atrás, de aproximadamente dos siglos y medio, habría de comenzar en este momento cerrando su cómputo en 1492, fecha en que Isabel de Castilla y Fernando de Aragón pondrían punto final al largo período de ocho siglos conocidos con el nombre de Reconquista.

VISITA MI WEB EN EL SIGUIENTE ENLACE

No hay comentarios: