8 nov. 2014

LA CONQUISTA DE LEVANTE Y ANDALUCÍA (III)

Mientras estos hechos se desarrollaban en la mitad occidental de la Península, en la oriental, esto es, en el reino de Aragón, se había producido un cambio al ser proclamada en 1218 la mayoría de edad de Jaime I. Los templarios, con quienes se había educado el rey, animaron a éste a reaundar la lucha contra los musulmanes como medio de aunar las fuerzas de los siempre inquietos nobles aragoneses. En 1222, Jaime I sitiaba Castellón.
Al finalizar la tregua firmada con los musulmanes el rey se negó a conceder una nueva prolongación de la misma. En 1225 comenzó el sitio de la importante fortaleza de Peñíscola. El reyezuelo de Valencia Sa'ad Abu Said rindió homenaje vasallático y pagó parias al rey aragonés. Se dio el caso de que un noble, Pedro de Ahones, se negase a respetar la paz, siendo muerto por un caballero de Jaime I, lo que desencadenó una guerra civil en todo el reino. Jaime logró finalizarla en marzo de 1227, acelerando el desplazamiento del centro neurálgico del reino a Cataluña, pues el apoyo de los catalanes fue esencial para formar el ejército con que sofocó la sublevación. Este hecho tendrá una importancia decisiva en la ulterior conquista de Mallorca, antiguo deseo de los comerciantes barceloneses, cuyo incipiente comercio mediterráneo se veía seriamente dificultado con la presencia de un reino musulmán en dicha isla, que protegía a una numerosa comunidad de piratas. El pretexto para la conquista lo dieron dos naves catalanas en ruta de Ceuta a Bujía, que habían sido robadas por piratas mallorquines. En 1228 las Cortes de Barcelona decidieron emprender la expedición. Una numerosa flota de 150 velas se concentró en el verano de 1229 en Salou. El reino de Aragón se mantuvo prácticamente marginado de la empresa, salvo en algunos casos esporádicos. El 9 de septiembre la flota arribabaa la isla y desbarataba la primera resistencia que le fue opuesta. Dividido en dos columnas, el ejército catalán marchó sobre Palma, obteniendo una gran victoria sobre Porto Pi. La capital fue cercada el 14 de septiembre. Tras un mes de cerco total por tierra y mar, mientras la mayor parte de la isla se iba sometiendo, el rey mallorquín Abu Yahya entró en negociaciones con Jaime I, recibiendo una negativa por parte del rey aragonés a sus pretensiones de salir con su familia libremente y que respetase la vida y hacienda de los que se quedaran. Las hostilidades se reanudaron. El 2 de octubre se produjo el primer asalto, siendo rechazado, y el 31 de diciembre de 1229 Palma de Mallorca era tomada al asalto. Al día siguiente, Jaime I concedía a los catalanes libertad plena de comercio en la isla, que se sometió en poco más de un año. En una segunda campaña en mayo de 1231 Jaime tomó Pollensa, Santueri y Alaró, aún rebeldes, y logró la sumisión de Menorca, ofrecida sin lucha por su alcaide Abu Abd Allah Muhammad. Ibiza fue conquistada en 1235, y con su toma se completó otro capítulo de la Reconquista y de la historia de Cataluña.

No hay comentarios: