16 abr. 2014

HISPANIA ROMANA V: SUBDITOS DEL EMPERADOR

En tiempos de Cómodo (150-192) se hizo más evidente, si cabe, el descontento social y la crisis de autoridad que amenazaba la unidad del Estado. Hubo revueltas, como la del galo Materno, que reclutó un ejército de gente socialmente marginada, con el que recorrió las tierras de Hispania saqueando ciudades y devastando campos. El emperador Cómodo murió asesinado en el 192, cuando las tensiones entre honestiores y humiliores estaban degenerando en franca guerra civil. El poder cayó definitivamente en manos del ejército, que se erigió, al menos nominalmente, como protector de las clases inferiores. En Italia, los pretorianos, que constituían la guardia imperial, pusieron a subasta el Imperio. Al mismo tiempo, el ejército que operaba en las Galias y el que defendía la frontera de Germania, por su cuenta, eligieron sus propios emperadores. Uno de ellos, Septimio Severo, se impuso por la fuerza a los demás. Los partidarios de uno de ellos, Clodio Albino, fueron perseguidos cruentamente en Hispania y sus bienes confiscados por el nuevo emperador. Así se inició la dinastía Severiana (Septimio Severo, Caracalla (en la imagen), Macrino, Heliogábalo y Alejandro Severo).
Los esfuerzos de esta casa imperial se dirigieron a establecer un modus vivendi entre honestiores y humiliores o, si se quiere, un equilibrio entre la burguesía de las ciudades y las masas campesinas.
En tiempos de Caracalla (212-217) se creó en Hispania una nueva provincia, Gallaecia, que comprendía las actuales tierras de Galicia y Asturias. Un edicto suyo suprimió todas las diferencias jurídicas que había entre los súbditos del Imperio, concediendo a todos ellos la ciudadanía romana. Con ello Caracalla pretendía solidarizar a todos los habitantes del Imperio para que, olvidando las divisiones internas, se aplicaran a la común tarea de defenderse de los peligros exteriores, que no eran pocos ni leves. Al mismo tiempo se hacía posible ampliar el número de personas obligadas al pago de los impuestos exigibles a los ciudadanos. Pero a estas alturas, el acceso a la ciudadanía había perdido todo su atractivo. El título de "ciudadano" pasaba a ser sinónimo de "súbdito del emperador". Así pues, la "constitución antoniniana", nombre con el que se conoce al edicto de Caracalla, no parece que mejorase realmente la situación social de cuantos, a raíz de su promulgación, obtuvieron la ciudadanía, más al contrario. Al morir el último de los severianos, Alejandro Severo (222-235), el Imperio cae en la más espantosa anarquía: había comenzado el medievo.

VISITA MI WEB PINCHANDO EN EL SIGUIENTE ENLACE

No hay comentarios: