21 mar. 2014

ROMA CONQUISTA LA MESETA CENTRAL (III): QUINTO FULVIO NOBILIOR

Quinto Fulvio Nobilior fue el cónsul encargado de ir a Hispania. Se le asignó la provincia Citerior, con la misión de pacificar a los celtíberos. El pretor Lucio Mummio quedaría al frente de la Ulterior, con el encargo de someter a los lusitanos.
El ejército de Mummio fue derrotado por los lusitanos, que pasearon por todas las cudades de Celtiberia las banderas y estandartes tomados a los romanos, tratanto de demostrar que no eran invencibles. Envalentonados por este éxito y guiados por un nuevo caudillo, Cauceno, invadieron las tierras de los cúneos, en el actual Algarve y penetraron hasta la región del Estrecho, que atravesaron siguiendo con sus rapiñas por la costa marroquí, hasta que Mummio los alcanzó en Ocila (actual Arzila) y los derrotó.
En la provincia Citerior, el "casus belli" lo constituía el hecho de que los habitantes de Segeda (a 11 km de Calatayud), se habían aplicado en construir en torno a su ciudad un segundo muro de gran perímetro destinado a cobijar, en caso de peligro, a todas las gentes de la tribu de los belos. Recordemos que Segeda había sido una de las pocas - si no la única - de las ciudades que habían logrado conservar las murallas tras las órdenes de demolición de épocas anteriores. El Senado protestó al tener conocimiento de lo ocurrido y los segistanos replicaron que el tratado con Graco sólo les prohibía construir nuevas ciuades, no amurallar las antiguas. En represalia, Roma les quitó el privilegio por el que gozaban de exención de tributos, Segeda se negó a pagar y estalló la guerra.
Aunque aparentemente fueron los segistanos los que violaron el pacto, la verdadera causa de la conducta hay que buscarla en la conducta de los gobernadores romanos, que con su rapacidad, venían rapiñando desde mucho antes de los acuerdos con Graco.
Al conocer la decisión de Roma, muchas ciudades y tribus celtibéricas firmaron un tratado defesivo y ofensivo, del que conservamos todavía hoy un registro en una placa debronce hallada en Guadalajara (Luzaga), escrita en caracteres ibéricos. A pesar de que no se ha podido traducir por completo, sabemos por esta inscripción que entre las ciudades aliadas figuraban Arecratox (Ágreda) y Lutia (Cantalucía), en cuya representación firmaron el tratado los legados correspondientes. Por otras fuentes sabemos que todas las ciudades arévacas se unieron contra Roma.

No hay comentarios: