14 oct. 2013

EL BREVÍSIMO REINADO DE LUIS I Y LA VUELTA DE SU PADRE

Por abdicación de su padre, fue proclamado rey Luis I (1724), pero murió de viruela el mismo año en que subió al trono.  entonces el solitario de la Granja se encargó nuevamente del gobierno, entregándoselo al barón de Riperdá, holandés naturalizado en España.
Juan Guillermo Riperdá, barón y duque de Riperdá, nació en Groninga el año 1690.  Era de familia noble, siguió la carrera militar, y habiendo venido a España con una misión diplomática en 1717, se captó las simpatías del rey, quien depositó en él toda su confianza.
Por su parte, el astuto holandés se nacionalizó en España y abjuró del protestantismo, que era su religión.  En 1725 negoció con el emperador de Alemania un tratado, mediante el cual se aseguraba al infante don Carlos la soberanía de Parma y Toscana, renunciando en cambio Felipe V a Nápoles y Sicilia.
Después, aliada España con Francia en nueva guerra contra Austria, el infante don Carlos, al frente de un ejército acaudillado por el marqués de Montemar, invadió y conquistó el reino de Nápoles, al que agregó más tarde Sicilia, volviendo de esta forma  casi toda Italia al dominio de España.
Al mismo tiempo Inglaterra, ávida siempre de las posesiones españolas en América, después de rendir Portobello, bloqueó Cartagena de Indias con una formidable escuadra comandada por el almirante Vernon; pero el ataque fue rechazado valerosamente por el glorioso marino Lezo.
Por este tiempo y a principios del reinado siguiente, se ofreció la devolución de Gibraltar si se renunciaba a las pretensiones sobre el reino de Nápoles y el ducado de la Toscana; pero ni Felipe V ni Fernando VI, más tarde, quisieron aceptar aquel ofrecimiento, por no privar de dichos territorios italianos a dos miembros de su familia.
Pero donde más provechoso fue el reinado de Felipe V fue en el campo de la paz.  La agricultura y la industria merecieron siempre gran interés, en especial cuando gobernó el célebre ministro Patiño.  Don José Patiño, nacido en Milán en 1667 y muerto en 1736, siguió la carrera eclesiástica, aunque no la terminó.  Bajo la protección de su condiscípulo Alberoni, ya quedó dicho anteriormente, llegó a España, desempeñando los cargos de intendente del ejército, gobernador y secretario de Hacienda y por último Ministro de Marina.
Bajo su dirección se construyó en 1724 el arsenal de la Carraca.  Sin embargo, el famoso "Duende político" del siglo XVIII, que tan acerbadamente satiricó a la corte de Felipe V, decía de su gran ministro:

Entre los muchos malvados
que en tiranía obtuvieron
el mando, fue "un tal Patiño",
sin Dios, sin ley, ni consejo.

El famoso Duende era un carmelita llamado fray Manuel de San José, que había sido militar, llevando el nombre de Manuel Freire de Silva.  La escuadra española creada por Patiño constaba de cincuenta buques con dos mil doscientos cañones y veinticinco mil hombres.  Los primeros buques fueron construidos en el astillero de Puntales, que en 1746 tenía ocho gradas de construcción; pero al construirse el de la Carraca perdió toda su importancia.
En la esfera científica y literaria se fundaron las Reales Academias y otros centros de cultura; se mitigaron los rigores de la Inquisición, pues sólo fueron quemados vivos dieciséis herejes, y se autorizó la publicación de periódicos, inaugurando así este nuevo género literario: el columnismo.  Hasta entonces la única representación de la prensa periódica la había tenido el órgano oficial del gobierno, esto es, la "Gaceta de Madrid"; pero a partir de 1737 se publicó el "Diario de los literatos de España", dando comienzo la historia del periodismo.
El rey Felipe V murió el 9 de julio de 1746.

No hay comentarios: