24 sept. 2013

MEMORIA QUE DEJÓ FELIPE II

Ensalzado por unos y denostado por otros, Felipe II fue, sin discusión el monarca bajo cuyo liderazgo alcanzó España su punto culminante en grandeza política y poderío internacional.
Mientras unos execraron su memoria llamándole "El demonio del mediodía" y a comparándolo con Nerón, otros, en cambio, le dieron el sobrenombre de "El Prudente", viendo en él la personificación del carácter del siglo XVI y presentándole como dechado de príncipes.
El duque de Rivas condensó en una octava real todos los merecimientos de Felipe II:

Fue del Prudente rey el poderío
de moros y de herejes escarmineto;
firme rival del Támesis sombrío,
duro azote del Sena turbulento,
gloria del Trono, de la Iglesia brío,
temido en Flandes, respetado en Trento;
y desde el maar de Luso a la Junquera
hubo cetro, un altar y una bandera.

Amén de levantar El Escorial, Felipe II fundó también una Academia de Matemáticas para promover los adelantos de la navegación y de la arquitectura; creó el "Protomedicato" o tribunal examinador de médicos. En Aranjuez estableció un jardín botánico a instancias del famoso naturalista Laguna; dio decisivo impulso al arte pictórico en España; hizo una nueva edición de la Biblia Políglota bajo la dirección de Arias Montano y publicó el famoso código de leyes titulado "Nueva Recopilación", encomendado por Carlos V al jurisconsulto Alcocer y terminado por Atenza.
También fundó nuevas universidades; dio comienzo a la fundación de un catastro que había de ser un resumen histórico, geográfico y estadístico de España; creó el servicio de incendios; comenzó la urbanización de Madrid, donde fijó la corte, y alentó muchas otras obras importantes.

No hay comentarios: