11 jul. 2013

EL CONFLICTO DE LAS GERMANÍAS

Coincidiendo en el tiempo con la guerra de las comunidades de Castilla, pero de distinto carácter, fueron los levantamientos de las germanías de Valencia y Mallorca de significación profundamente socialista.
Se llamaban "germanías" a las hermandades de menestrales, a los que se había autorizado para poseer armas con que defenderse de los piratas berberiscos que atacaban las costas levantinas.
El odio de estos menestrales contra la nobleza, a la que acusaban de tremendos abusos, se manifestó con motivo de la salida de Valencia del virrey don Diego Hurtado de Mendoza, otras autoridades y la casi totalidad de los nobles, huyendo de una epidemia que se había declarado en la ciudad.
Aprovechando esta circunstancia, los "agermanados" se hicieron dueños de la ciudad del Turia, para cuyo gobierno crearon la llamada "Junta de los Trece" presidida por el cardador Juan Lorenzo, el tejedor Guillén Sorolla y otros menestrales, que cometieron también no pocas tropelías.
Pero las tropas reales sometieron fácilmente y castigaron con terrible rigor a los agermanados, extremándose si cabe el castigo contra los de Mallorca, cuyo jefe fue el probo menestral Juan Odón, que fue atenaceado vivo en las calles de dicha ciudad por los verdugos del rey.
Después de las Comunidades y Germanías, la idea imperial de Carlos I fue hacer de España centro y eje de sus Estados, y por ello vinculó sus Estados borgoñeses en la Corona de Castilla.
Y al reunir sobre su frente la corona real de España y la imperial de Alemania, se le nombra Carlos I de España y V de Alemania.

No hay comentarios: