2 jun. 2013

ORÍGENES DE ANDORRA Y VÍNCULOS CON ESPAÑA Y FRANCIA

El pintoresco Valle de andorra, aunque no forma parte del territorio español, se halla unido a él por vínculos de protectorado político y dependencia religiosa. Es por esto que merece un lugar en nuestra historia de las Españas.
La vida nacional de este territorio transpirenaico, limítrofe con Cataluña, data de los tiempos de Carlomagno, quien reconoció su independencia.
Tal reconocimiento lo hizo en agradecimiento a la fidelidad con que sus moradores le sirvieron cuando vino a España y fue derrotado en Roncesvalles.
Más tarde su hijo Ludovico Pío organizó en forma de república este pequeño país, que al cabo de muchas vicisitudes históricas quedó bajo el protectorado de Francia y España, perteneciendo en la esfera eclesiástica al Obispado de la Seo de Urgell.
Además de las relaciones político-religiosas que ligan al territorio andorrano con el nuestro, se han establecido desde tiempo inmemorial otras de carácter amistoso entres otros valles del Pirineo, españoles y franceses, los cuales han dado origen a patriarcales costumbres y poéticas ceremonias con visos de vasallaje.
Atal es la ceremonia que se celebra anualmente en el valle del Roncal, a cuyos moradores entregan los del Bretons con gran fiesta y solemnidad un pequeño rebaño.  Pero téngase en cuenta que no es como tributo feudal, sino en forma de obsequio por la generosa hospitalidad que los pastores navarros venían dando al ganado de Bretons en los rigores del invierno.
el día 13 de julio de cada año se juntan en la frontera pirenaica roncaleses y bretones, vestidos con sus pintorescos trajes y, colocando sus armas en forma de cruz sobre la piedra de San Martín, que marca el confín de ambos territorios, se verifica la entrega de las reses que constituyen el tributo o regalo.  Acto seguido se procede a nombrar de común acuerdo los guardas que hasta el siguiente año han de custodiar los lugares fronterizos, para evitar desmanes y querellas entre los pastores de una y otra comarca, la andorrana y la española.

No hay comentarios: