14 may. 2013

LA CASA DE EVREUX

A García Ramírez le sucedieron Sancho VI el Sabio (1150-1194), que para terminar la guerra con Castilla, tuvo que ceder a este reino una parte el suelo riojano, y Sancho VII el Fuerte (1194-1224), que tomó parte decisiva en la batalla de las Navas de Tolosa.
De esta forma, Sancho el Fuerte lavó la mancha que antes había echado sobre su nombre; pues para defenderse de aragoneses y castellanos, unidos contra él, solicitó la alianza de los almohades, pasando con este fin a tierra musulmana y regresando con grandes presentes de Miramamolín.
este hecho originó la leyenda de amores del navarro con una princesa almohade, aunque esta fábula ha sido refutada en diversas ocasiones.
Al morir Sancho el Fuerte sin sucesión, heredó la corona su sobrino Teobaldo I, conde de Champaña (1224-1253), que tomó parte en la sexta Cruzada.
Este monarca fue llamado "el Trovador" por su afición a la poesía. Y además ha sido muy celebrado en lanovela y en el drama por su amor platónico hacia doña Blanca de Castilla, reina de Francia y madre de San Luis.
También su hijo Teobaldo II (1253-1270), que casó con una hija de San Lus, acompañó a éste a la última Cruzada que se emprendió. No teniendo hijos, heredó la corona de Navarra su hermano Enrique I (1270-1274), que reinó en Navarra sólo cuatro años.
Le sucedió en el trono su hija Juana I (1274-1305), que tuvo una tempestuosa minoridad, hasta que su madre la puso bajo la tutela del rey de Francia, elipe III el Atrevido, que la desposó con su hijo y sucesor Felipe IV el Hermoso.
Fue así como Navarra entró a formar parte de la monarquía francesa, permaneciendo de esta forma bajo los reinados de los tres hijos del monarca francés Felipe el Hermoso.
Estos fueron ; LuisX el Hutin, Felipe V el Largo y Carlos IV el Hermoso; los cuales, y su padre Felipe IV, figuran por esto, aunque con otros ordinales, en la nómina de reyes de Navarra.
El primero de ellos, Luis X de Htin casó en 1305 con la tristemente célebre Margarita de Borgoña, cuya desarreglada conducta dio origen a la leyenda de la Torre Nesle, tan utilizada por la literatura.
Esta indigna mujer fue encerrada en una prisión, donde murió estrangulada por orden de su marido en 1315. De este matrimonio nació la que había de ser Juana II, casada con Felipe de Evreux.
Navarra recobró su independencia con Juana II (1328-1349), y e su reinado se reformó la legislación del país con el célebre fuero denominado "Amejoramiento".
Esta casa de Evreux dio dos príncipes, Carlos II (1328-1349), y  Carlos III (1387-1427). Al primer Carlos de éstos se le apellida el Malo por la perversidad de su carácter, pues fue tirano para los suyos y desleal para los extraños. Aunque pariente de los reyes de Francia, no se puso de su parte, sino del lado de los ingleses en la guerra de los Cien Años. También intervino en los asuntos de astilla fingiéndose amigo de su rey don Pedro, al mismo tiempo que favorecía a los partidarios de don Enrique el Fratricida.
Carlos el Malo tenía, sin embargo, felices disposiciones para el gobierno, pues dio al reino una acertada organización administrativa y creó, para regularizar la Hacienda, un tribunal de cuentas con el nombre de "Cámara de Comptos", que sirvió de base y fundamento al Real Consejo de Navarra.
Su reinado es asimismo memorable por una caballeresca expedición de navarros a Oriente. La verdad es que la iniciativa de esta audacísima marcha, que constituye la "epopeya navarra", se debió a Luis de Evreux, hermano de Carlos el Malo, el cual contribuyó a ella con buen golpe de suerte.
El príncipe Luis estaba casado con Juana de Sicicila, a cuya familia había pertenecido Albania. Y con pretexto de recuperar este territorio, organizó en 1376 una hueste de aventureros que, dirigiéndose a Italia, se apoderaron de Tareto y de Corfú, invadiendo luego Greca Central y arrebatando a los aragoneses y catalanes los Estados que en ella tenían.
A Carlos III se le llama "el Noble" por la rectitud de su carácter que le valió ser elegido como árbitro de sus querellas por los otros reyes vecinos.

No hay comentarios: