12 feb. 2013

CULTURA ARÁBIGO ESPAÑOLA DURANTE LA INVASIÓN MUSULMANA

La lengua oficial y literatura del Estado islámico en España fue el árabe, pero la influencia de la población mozárabe sobre el idioma fue tal que, en Córdoba y en las demás ciudades de Al-Ándalus pronto empezó a hablarse una lengua vulgar, mezcla del árabe y del latín, que llegó a usarse en la misma corte del califa, de la que apenas quedan restos y que se ha llamado latinado.
Entre los árabes fue siempre muy grande la afición al estudio.  Los libros eran más baratos que en los reinos cristianos por el uso del papel y la facilidad de la escritura árabe que favorecía la rapidez de la copia.  Las bibliotecas en la España musulmana fueron muy numerosas y selectas. La más famosa fue la encomendada por el califa Al-Hakan II, que llegó a tener 400.000 volúmenes.  Para adquirir todos los nuevos libros que apareciesen, el citado califa tenía agentes especiales y copistas en todos los países del mundo árabe.  De los estudios superiores o facultativos, los que más se cultivaron en España fueron la jurisprudencia y la medicina, a la cual estaba unida la farmacopea.
Los eruditos que más sobresalieron en los diferentes campos del conocimiento fueron: en Medicina (y Veterinaria), Abulcasim, gran polígrafo y astrónomo insigne; Avenzoar, a quien se considera como el fundador de la  Farmacia y que además fue poeta; en Matemáticas, Moslema, Abderramán y Abuhasán Alí, insignes en esas disciplinas; como alquimista, Abul Rassem, a quien se debe el invento del aguarrás; como geógrafo, al-Edrisi o el Nubiense, natural de Ceuta; y como historiador, Ben Jaldúm.
En el campo de la Filosofía aparecen dos escuelas principales, la aristotélica y la mística: la primera debe su esplendor al gran Averroes, que fue también médico insigne; y la segunda reconoce por fundador al filósofo autodidacto, bajo cuyo nombre se designa a Tofail.    Estos dos grandes pensadores y Avempace forman el glorioso triunvirato de la filosofía arábigo-española.
De la poesía épica hispano-árabe conocemos muchas y notables composiciones líricas.  A la época del Califato corresponden las de la princesa y poetisa Valada, llamada la Safo musulmana, y el cordobés Abenzeidum.  Figura también el poeta Ben Zaidum, unido por lazos amorosos a la princesa Valada; asimismo Ben Guzmán, autor de un famoso cancionero que revela la decadencia moral de estos últimos tiempos.
Historiadores arábigo-españoles muy notables fueron los cordobeses Aben Hayan, a través de cuyos libros conocemos buena parte de la historia de los musulmanes de España, y Abén Házan, primer historiador de las ideas religiosas.

No hay comentarios: