8 sept. 2012

NUEVAS INVERSIONES

Las nuevas inversiones en este período se dirigieron sobre todo al sector servicios y en especial a cubrir las necesidades inmobiliarias del país.  Gran parte del capital pasó a la inversión en el sector de la construcción, desarrollándose los grandes núcleos tanto en las zonas de promoción turística (en la imagen, Benidorm) como en los cinturones de las grandes ciudades.
La incipiente competencia tanto nacional como extranjera trajo como consecuencia el desarrollo de nuevas técnicas de venta.  Había nacido la publicidad.  El tradicional lema "el buen paño en el arca se vende" fue arrinconado por las nuevas técnicas de marketing, que llevaron desde la creación de nuevas profesiones a los "spots" en el cine y en la televición (la cual en ese momento comenzaba a dar sus primeros pasos), descubriendo al español medio toda una serie de posibilidades de elegir entre los bienes de consumo.
Según los estudios de la Comisaría del Plan de Desarrollo de 1964, el país debía realizar una intensa labor para conseguir un mercado más extenso, aumentar la producción y mejorar el nivel de vida.  Como base de los factores de producción, además de los recursos naturales, se había originado un aumento de la población -que en la última década había  pasado a ser de 30.525.000 habitantes-, y un crecimiento del factor capital merced a una favorable evolución del ahorro tanto interior como exterior, aunque conseguido gracias a un proceso inflacionista, sobrellevado en gran parte por las clases modestas.
La producción nacional alcanzó en 1962 la cifra de 776.000 millones de pesetas (P.N.B.), de las que un 26% correspondieron a actividades agrícolas y ganaderas y un 41,1% a los servicios.

No hay comentarios: