24 sept. 2012

EL SEGUNDO PLAN DE DESARROLLO

En 1965, a los dos años de vigencia del primer plan, se iniciaron los trabajos para la elaboración de un plan cuatrienal.  No obstante, tras la devaluación de la peseta el 17 de noviembre de 1967, se tomaron una serie de medidas que en realidad constituyeron una segunda estabilización.  Aprovechando el efecto psicológico creado por la devaluación de la libra esterlina y de las monedas de su área, se situó la nueva paridad con el dólar en 70 peseta, a la vez que se congelaban nuevamente los salarios y se restringían los créditos con el fin de reducir la demanda que se consideraba excesiva.  Una de las medidas más aireada por los medios de comunicación fue la prohibición a las empresas de repartir beneficios por encima de la tasa que fijó el gobierno, en un original intento de obligar a la burguesía a aumentar sus reservas. Todas estas medidas obligaron a prorrogar la vigencia del primer plan por algún tiempo, entrando el segundo en vigor definitivamente en 1969.  Este plan respondía a los mismos esquemas del primero, introduciendo la novedad de "las señales de alerta", inspiradas -como todas las medidas planificadoras- en los "cignotants" de la planificación francesa.

No hay comentarios: