29 ago. 2012

LA POLÍTICA DEL DESARROLLO

Las esperanzas de descentralización del poder se vieron frustradas tras la reorganización de julio de 1962, mes en que se volvió a instaurar la figura del vicepresidente, abolida en 1939, y cuyo nombramiento recayó en el capitán general Muñoz Grandes. En el nuevo gobierno se pudo observar un alejamiento momentáneo de los ministros económicos y una reentrada delos tradicionalistas con la incorporación a las tareas degobierno de Oriol y Urquijo.  Asimismo, la Falange volvió a tener un cierto poder con figuras como Díaz Ambrona, Esponosa Sanmartín o Manuel Fraga Iribarne.
La composición del Consejo de Ministros se mantuvo casi sin novedad hasta la "máxima crisis" de octubre de 1969.  Sin embargo, los dos cambios producidos en 1967 y 1968 tienen suficiente trascendencia como para considerar al gobierno desde una óptica distinta.
Los logros conseguidos con la nueva política y que, tras la estabilización, llevaron a algunos autores a hablar del "milagro español", cristalizaron en un aumento de la renta nacional en un 8,28% entre 1960 y 1966 (superándose este año los 600 dólares de renta per capita, cuando en 1955 no se superaban los 200 dólares), así como en la pérdida de la hegemonía en el sector agrario en favor de la industria y los servicios, aunque con tendencias claramente monopolistas, que pusieron en peligro a la pequeña y mediana empresa.  El gobierno, en consecuencia, liberalizó ciertos aspectos de la vida española, como ocurrió con la Ley de Prensa, que abolía la censura, mientras que se ampliaban los horizontes informativos.  En definitiva, se promulgó una nueva constitución el 10 de enero de 1967 con el título de Ley Orgánica del Estado.

Para saber más puedes leer LA SEGUNDA REPÚBLICA Y LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA siguiendo este ENLACE

No hay comentarios: