9 ago. 2012

LA DERROTA DE LAS IZQUIERDAS Y EL FRACASO DE AZAÑA (y IX)

Habiendo cesado Azaña por segunda vez (septiembre de 1933), Alcalá Zamora no quiso dar el decreto de disolución de las Cortes a Lerroux, sino a Martínez Barrio, quien convocó a elecciones para noviembre de 1933. Esta actitud del presidente disgustó a Azaña y a Lerroux, y la impopularidad cayó también sobre Alcalá Zamora.  Evidentemente no era fácil hacer buen uso del poder moderador.
El 19 de noviembre de 1933, ocho millones de votantes fueron convocados a las urnas, que arrojaron una victoria para la derecha. El republicanismo antisocialista había triunfado.
La derecha (la CEDA, agrarios, alfonsinos, tradicionalistas) consiguió más de dos centenares de escaños, contra un centenar de la izquierda (coalición azañista) y otro centenar de los radicales.  Los resultados finales de las elecciones fueron éstos:

CEDA, 110 escaños
TRADICIONALISTAS, 20
AGRARIOS, 36
RENOVACIÓN ESPAÑOLA, 15
NACIONALISTAS VASCOS, 12
NACIONALISTAS ESPAÑOLES, 1
INDEPENDIENTES, 18
RADICALES, 102
LLIGA, 26
REPUBLICANOS CONSERVADORES, 18
LIBERAL-DEMÓCRATAS, 9
PROGRESISTAS, 3
SOCIALISTAS, 60
ESQUERRA CATALANA, 18
O.R.G.A. (republicanos gallegos), 6
ACCIÓN REPUBLICANA, 5
RADICAL-SOCIALISTAS, 4
COMUNISTAS, 1

La clase media católica votó por la derecha.  El partido radical triunfó en la clase media urbana, que era a la vez antisocialista y anticlerical.  Los partidos de Azaña y Marcelino Domingo fueron prácticamente barridos.
Las elecciones demostraban una tendencia moderada a la derecha. Hubo una reacción del campo contra la ciudad, una disgregación del bloque republicano-socialista, un desquite del nacionalismo, un retroceso de los socialistas y una fuerte participación católica en las urnas, así como una decisiva abstención anarquista.

No hay comentarios: