5 ago. 2012

HACIA LA NUEVA CLANDESTINIDAD

Si el congreso había supuesto un giro a la izquierda, las condiciones en que se iba a desarrollar la vida diaria, especialmente en Cataluña, necesariamente iban a conducir a un endurecimiento de las partes en litigio y a la implantación de métodos que hasta este momento habían sido esporádicos. El terror sería desde ahora el arma más eficaz del "diálogo", sobre todo en Cataluña.  
Siguió pujante el crecimiento de la organización en todas las regiones, a excepción de Cataluña, donde las consecuencias del "lockout" patronal y la renovada política represiva del gobierno civil, esta vez a cargo de José Maestre Laborda, conde de Salvatierra, hicieron que la CNT se estancara y tuviera que emplear la mayor parte de sus energías en sobrevivir.
La euforia producida en los cuadros anarco-sindicalistas por el formidable incremento de la organización hizo sucumbir a algunos en la tentación de utilizar medios violentos como coacción contra la patronal.  Pero ahora las circunstancias habían cambiado y los patronos, alentados por las autoridades civiles y militares, estaban dispuestos a dar la batalla.  La iniciativa pasa entonces a manos de las bandas de pistoleros del barón de Koening, aventurero alemán y mercenario, que el espionaje trajo a nuestro país.  Por otro lado, coincidiendo con la celebración del Congreso Confederal de la Comedia, se constituyeron en Barcelona los Sindicatos Libres, en el Ateneo Legitimista de Barcelona, a instancias del requeté Ramón Sales.  Pese a cierto cuidado por guardar las apariencias, al menos en principio, los Sindicatos Libres no fueron sino un apéndice del terrorismo patronal y gubernativo, y su desarrollo jamás alcanzó una proporción importante, pese a los apoyos de que gozó.
El panorama, como vemos, no podía ser más desalentador.  Esto supuso la eliminación sistemática de todos los cuadros cenetistas.  La postura de fuerza de Dato le llevó a nombrar a Martínez Anido como gobernador de Barcelona.  Automáticamente se acentúa la represión, aumentando los encarcelamientos y deportaciones, hasta que la muerte de dos obreros provocó la huelga general de protesta.  Sin embargo, los medios empleados condujeron a los fines propuestos...
En este ambiente se crean las Juventudes Sindicalistas de Barcelona, que iban a contar entre sus filas con figuras como Ascaso, Durruti, García Oliver...
Desconocemos cuál es el balance definitivo de víctimas de este triste período que va de noviembre de 1920 a marzo de 1931, pero no hay duda de que produciría escalofríos saberlo.

Una de las consecuencias indirectas de los sucesos de Barcelona fue la ascensión de elementos comunistas a puestos importantes de la Confederación, quienes conseguirían en el Pleno Nacional de Lérida el envío de una delegación a la Internacional Comunista.  Este pleno no conoció el informe de Pestaña, que, habiendo sido comisionado por el congreso, había sido detenido cuando regresó a España.  La situación fue aclarada por el segundo pleno celebrado en Logroño en el mes de agosto de 1921, en el que se desautorizaba al pleno de Lérida y en vista de los informes de Pestaña y de Gastón Leal, la CNT decidía apartarse de la Internacional Comunista y en su lugar mandar su representación a la incipiente Asociación Internacional de Trabajadores.

No hay comentarios: