9 jul. 2012

LA PRIMERA INTERNACIONAL. LA ALIANZA. REPERCUSIONES EN ESPAÑA. (I)

El 28 de septiembre de 1864, en el St. Martin Hall londinense se fundó la primera Asociación Internacional de Trabajadores (A.I.T.).  En este primer congreso, como señala Termes, la unión se realizó más a nivel de líderes obreros que de naciones.  A Londres llegaron representantes de Gran Bretaña, Francia, Bélgica y el cantón suizo de Ginebra.  Entre los asistentes figuraron un ayudante de Garibaldi y una figura que haría variar todos los plateamientos obreros surgidos hasta entonces y que desde ahora iba a pasar del campo teórico al de la praxis: Carlos Marx, elegido representante por muchos obreros alemanes.
Paralelamente a la fundación de la Internacional se había fundado la Liga de la Paz y la Libertad, de la cual saldría el fundador de una nueva asociación, "en la que figuraba como cabeza rectora el único líder obrero capaz de poder enfrentarse a Marx".  Nos estamos refiriendo a Mijail Bakunin.
La nueva asociación, de enorme trascendencia para España, sería la Alianza Internacional de la Democracia Socialista.
Mientras que el núcleo londinense no parecía tener demasiado interés en conectar con los grupos españoles, la Alianza, nada más conocer el derrocamiento de Isabel II, redactó un manifiesto a los obreros españoles.  El mensaje, a la vez que un grito de aliento ante la nueva coyuntura que se presentaba, en principio favorable a la clase obrera, era un intento de trasvasar al proletariado español experiencias revolucionarias europeas.  Así, en uno de los párrafos del mismo, se decía: "¡Hermanos de España, incorporaos en masa a nuestra tarea!  No os dejéis engañar por los eternos explotadores de todas las revoluciones, ni por los generales, ni por los demócratas burgueses... Acordaos, sobre todo, de que el pueblo no obtiene más reformas que las que él arranca, y de que jamás en ningún país las clases dominantes han hecho concesiones espontáneas".
Ante la falta de contactos con España, la Asociación comisionó a un estrecho colaborador de Bakunin, Giuseppe Fanelli, diputado de Garibaldi, quien inició sus primeros contactos en Madrid con Tomás González Morago (todavía ardiente republicano), después de haber arribado a Barcelona, procedente de Génova, y de haber recorrido, con motivo de la campaña de propaganda republicana de éste, Tarragona, Tortosa y Valencia, en compañía de Fernando Garrido y José María Orense, marqués de Albaida, desde donde (con la penuria económica que caracterizó a estos hombres) partió solo hacia la capital de España.

VISITA MI WEB PERSONAL

No hay comentarios: