27 jul. 2012

1898-1923: VEINTICINCO AÑOS DE INDIGNACIÓN

El Estado edificado por la Restauración había demostrado su impotencia en varios momentos, pero su ineficacia será algo reincidente a partir de 1898, agudizándose al socaire de la guerra europea.
El régimen de la Restauración, que nunca había hecho esfuerzos por conectar el país "legal" con el país "real", recibirá una fuerte crítica con motivo del desastre de 1898.  Al propio tiempo, cada día se hará más evidente que la suerte del régimen depende de sus posibilidades de captación de la "nueva izquierda", y la que había sido marginada en los días de Cánovas y Sagasta.
La realidad -todo un pueblo sujeto de la política- presentaba enconados problemas que el sistema de la Restauración no acertaba a resolver.
A partir de la Primera Guerra Mundial saltan a la palestra cantidad de conflictos que tenían ya largas raíces: radicalismo obrero, radicalismo catalanista, radicalismo vasco, republicanismo radical... Socialistas, anarquistas, republicanos, nacionalistas, intelectuales, militares y otros agraviados y disconformes demostrarán una infinita variedad de tendencias irreconciliables.
Los partidos gubernamentales se disuelven, el sistema se cuartea, porque en la sociedad española se han dado una serie de cambios de fondo: económicos, sociales, espirituales, a los que el régimen no sabe ni puede hacer frente.  Todos estos cambios parecen provocar un tránsito de las oligarquías a la democracia, pero dicho tránsito no es aprovechado por los disconformes. Las protestas de unos y otros son incompatibles y sus disparidades de criterio no se unen para luchar contra "lo imperante", contra "la vieja política", a fin de provocar un cambio político en profundidad.
Dicho de otro modo, los agraviados y disconformes fracasaron porque les faltaba uno de los factores tradicionales de la ecuación revolucionaria: un general.  En 1923, un general precisamente es quien derriba la Constitución sin la alianza de sus críticos, dando por resuelto el régimen autoritario, que para la mayoría de ellos era todavía más odioso que "la vieja política".
Veamos a continuación cómo cristalizan las diferentes protestas...

No hay comentarios: