7 jun. 2012

LA EMIGRACIÓN ESPAÑOLA DEL XIX

Durante la primera mitad del XIX la salida del país estuvo controlada y frenada.  El gobierno alegará diversas causas, hasta que una Real Orden de 16 de septiembre de 1853 empiece a levantar la prohibición. Esta medida,sin duda ninguna, fue provocada por la presión de un excedente demográfico excesivo.
España, por tanto, no se incorpora a la oleada migratoria europea iniciada en 1820.  En el quinquenio de 1846 a 1850 España aún no aparece entre los 256.000 emigrantes transoceánicos, de los que irlandeses e ingleses eran el70%.  En el siguiente quinquenio, España empieza a figurar en estas estadísticas, aunque aún de manera débil.  A partir de estas fechas, América se situará, de nuevo, como zona atractiva a la emigración española.  Argentina, entre 1857 y 1875 recibe 54.455 españoles.  También Brasil y las Antillas ejercían gran atractivo al emigrante español.  Siempre los principales focos de emigración se sitúan en la periferia: Canarias, Pontevedra, La Coruña, Asturias, Santander, Barcelona y País Vasco.  Mientras canarios y gallegos representan la emigración exclusiva de mano de obra, los otros focos mandan también algunos técnicos, industriales y comerciantes.
Otra dirección que toma la corriente migratoria en la primera mitad del XIX es hacia Francia y Argelia.  Se trata de trabajadores levantinos que huyen del hambre y de la seguía en busca de mejores condiciones de vida.  Es, en muchos casos, una emigración temporal ("golondrina").  No obstante, y pese a los atropellos africanos y otros accidentales, había en Argelia, todavía en 1926, 135.000 españoles.
Según un censo francés, en 1851 residían en el país galo casi 30.000 españoles; 35.028 en 1861, y 52.954 en 1872.  No son unas cifras muy abultadas, pero sí muy significativas, porque suponen el inicio de una diáspora española a Europa que no se cerraría hasta el tardofranquismo.
También debemos apuntar la emigración política (temporal e intermitente) iniciada tras la Guerra de la Independencia por los afrancesdos; continúa bajo la época absolutista y sigue después del trienio liberal.  Se dirigen a Francia e Inglaterra (Artola, Jurestchke, Lloréns, Castillo).  Y Larra lo dice muy bien:

"Por poco liberal que uno sea, o está en la emigración, o de vuelta de ella, o disponiéndose para otra".

Para saber más puedes leer HISTORIA DEL COLONIALISMO ESPAÑOL EN AMÉRICA siguiendo este ENLACE

No hay comentarios: