21 jun. 2012

DE LA REVOLUCIÓN DE SEPTIEMBRE A LA MONARQUÍA ARTIFICIAL (I)

En cuanto tomó el poder, el gobierno provisional decretó el sufragio universal, la libertad de culto, de imprenta, de enseñanza, de reunión y de asociación. Asimismo se eligieron diputaciones y ayuntamientos y se renovaron los jueces de paz y municipales y todo el personal de la administración pública; se fijó la fecha para las elecciones de las Cortes constituyentes y se señaló el 11 de febrero de 1869 para la apertura de las mismas.
El gobierno vinculaba su suerte a la monarquía, de la  que eran partidarios los progresista, unionistas y demócratas cimbrios.  El gobierno, usando del derecho a profesar su opinión, mostró su dispositivo electoral dirigido por Sagasta: contaba con las autoridades gubernativas y judiciales elegidas de antemano, con las presiones gubernamentales, con el prestigio de los candidatos ministeriales en sus distritos y con el estado de opinión dominante.
Los republicanos lanzaron manifiestos.  Llamaban "dictadores" a los ministros; a todo el gobierno le culpaban de abuso, corrupción, favoritismo y de traicionar a la revolución.  La propaganda llegó de los clubs, mítines, manifestaciones, banquetes, homenajes y hasta del discurso pronunciado por el rector en la inauguración del curso de la Universidad Central.
Las Cortes constituyentes se reunieron en una sola Cámara el 11 de febrero, de acuerdo con la siguiente composición aproximada de diputados:

Progresistas: 160
Unionistas: 80
Republicanos federales: 80
Demócratas: 40
Carlistas: Más de 30
Unionistas fieles a los Borbones: 3
Republicanos unitarios: 2

La mayoría -progresistas, unionistas, demócratas- rompían así la coalición revolucionaria, y aunque eran adversos a Isabel II, eran partidarios al mismo tiempo de la monarquía como forma de gobierno.
El general Serrano pronunció el obligado discurso de apertura de la asamblea, diciendo que la nación se hallaba suficientemente preparada para fijar su suerte y disponer de sus últimos soberanos.  A continuación, las Cortes autorizaron a Serrano para que formara un gobierno, no ya provisional, sino definitivo, que tomará el nombre de "Poder Ejecutivo".  Rápidamente se pasó a debatir la amnistía para los delitos de imprenta, el llamamiento a filas de 25.000 hombres necesarios para mantener el orden y el empréstito de 100 millones de escudos efectivos, debido al déficit a que había sido liquidado el presupuesto del año anterior.

VISITA AHORA MI WEB PERSONAL

No hay comentarios: