21 may. 2017

EL MOVIMIENTO LIBERAL (II)

La sublevación de Francisco Espoz y Mina en Pamplona (1814) refleja la manifestación del descontento de un guerrillero apasionado.  Mina había ido perdiendo la importancia social y política que tuvo durante la Guerra de la Independencia; tampoco encuentra recursos con que atender a las tropas que tiene a su mando.  Todas sus pretensiones son desatendidas, y si en tiempo de guerra ejerció el mando con toda plenitud de poder, como él dice, en tiempo de paz sólo encuentra resistencia pasiva en el monarca y en el virrey de Navarra..  La fricción y la insubordinación comienzan a aflorar.  Los acontecimientos obligan a un inmediato levantamiento,   cuyo objetivo era tomar Pamplona. Su intento fracasó, y Mina tuvo que marchar a Francia , donde de momento vivió pensionado por el gobierno de Luis XVIII.
Mina dirá posteriormente en sus memorias:

"Mi objetivo era apoderarme de la plaza y ciudadela de Pamplona, figurando fuerza, promoviendo la reunión de Cortes; y extender comunicaciones inmediatamente a todas las demás provincias del reino para obtener de ellas la correspondiente cooperación al mismo fin".

El hecho de que el levantamiento se frustrara con suma rapidez y, por tanto, no se expusieran las motivaciones, ha hecho negar a algunos historiadores el carácter liberal de este pronunciamiento.  Las circunstancias históricas del momento y las propias manifestaciones de los absolutistas no dejan lugar a duda de los intentos del guerrillero para restituir el imperio de la Constitución de 1812.
A partir del fracaso de su levantamiento Mina se echará en brazos del a facción liberal, y dado su prestigio ante los ojos de la opinión pública, esto servirá para ahondar las diferencias entre los liberales y los absolutistas.

No hay comentarios: