16 mar. 2015

LOS ACUERDOS DE ALCAÇOVAS

Entrado ya el año 1479, el cansancio era general en todos los contendientes. Alfonso V de Portugal quizá era el más interesado en dar fin a un conflicto en el que cada vezhabía intervenido con un grado menor de entusiasmo.
Los acuerdos de Alcaçovas pusieron fin a la guerra. Dos fueron de carácter matrimonial: la primogénita de Castilla, Isabel, casaría con el príncipe Alfonso, hijo del heredero de Portugal, y la princesa Juana, la discutida hija de Enrique IV, lo haría con el príncipe don Juan, hijo de los Reyes Católicos, o bien ingresaría en un convento, cosa que llevó a cabo en noviembre de 1480. El tercer acuerdo garantizaba la vuelta de los desterrados y un perdón general.
El cuarto hacía referencia a la cuestión atlántica. Fue una auténtica victoria diplomática para Portugal, que, después de haber sufrido terribles pérdidas en la navegación hacia el Golfo de Guinea a lo largo de la guerra, veía reconocido su monopolio comercial al sur del cabo Bojador. Castilla, en compensación, veía garatizados sus derechos a la conquista de las Canarias. En virtud de ello, los monarcas patrocinaron una expedición que, mandada por Pedro de Algaba y Pedro de Vera, procedió a la ocupación de Gran Canaria. Ésta no concluyó de forma definitiva más que en agosto de 1490. El archipiélago en manos de Castilla constituyó una de las bases legales para la expansión de los castellanos en tierras americanas en un futuro próximo.

No hay comentarios: