6 mar. 2014

LA SEGUNDA GUERRA PÚNICA (XI): FIN DEL DOMINIO CARTAGINÉS EN HISPANIA

La conquista relámpago de la capital de la Hispania cartaginesa constituyó un durísimo golpe para el prestigio de los enemigos de Roma. En manos de Escipión el Africano cayeron ingentes cantidades de víveres, armas y provisiones de todo tipo; los almacenes, el arsenal bélico cartaginés, los astilleros, los rehenes.... todo pasó en cuestión de dos días a manos de Roma. Escipión aprovechó hábilmente la situación para atraer a su lado a los régulos que hasta entonces habían estado de parte del enemigo y se presentó ante ellos como un libertador. Así, Indíbil, de los ilergetes, y su hermano Mandonio, jefe de los ilercavones, o Edecón, caudillo de los edetanos, a quien los cartagineses habían tomado como rehenes a su mujer y a sus hijos.
Durante todo este tiempo, los cartagineses se hallaban enfrascados en la tarea de reclutar por la fuerza un nuevo ejército destinado a marchar hacia Italia en apoyo de Aníbal. Sobre la suerte de dicho ejército y el triste final de su comandante Asdrúbal no entraremos, pues es ésta una bitácora destinada a hablar de la historia de España.
Baste decir que los días del dominio cartaginés en Hispania estaban contados. Escipión venció al ejército que Asdrúbal había dejado en manos de Magón y Giscón en la batalla de Ilipa (Alcalá del Río). Magón se refugió en Cádiz mientras Escipión se dedicaba a controlar el valle del Guadalquivir. Desde Cádiz, Magón hizo un infructuoso intento de recuperar Cartago Nova por mar, pero fracasó estrepitosamente. A su regreso, tampoco pudo desembarcar de nuevo en Cádiz, pues la ciudad ya había entrado en negociaciones con Escipión, por lo que tuvo que hacerse de nuevo a la mar, rumbo a las islas Baleares. Sí: los romanos entraban triunfalmente en la ciudad en la que 21 años antes desembarcara Amílcar Barca con el sueño de destruir al enemigo romano.
El año 206 a. de C. marca, así, el final del dominio cartaginés en la Península, pero al mismo tiempo es el punto de partida de un nuevo conflicto. Hubo poblaciones que, bien por adhesión a Cartago, bien por recelo hacia los romanos, no dudaron en ofrecer la más decidida resistencia.

A partir de la próxima entrada nos centraremos ya en el estudio de las fases de la conquista romana de Hispania y damos por zanjado el tema de la Segunda Guerra Púnica, cuyo desenlace final es de sobra conocido y tuvo lugar en las tierras italianas.

VISITA MI PÁGINA WEB PINCHANDO EN EL SIGUIENTE ENLACE

No hay comentarios: