17 dic. 2013

EL MAGDALENIENSE IBÉRICO

Podría decirse a primera vista que el Magdaleniense significó un retroceso tecnológico, ya que desaparecieron los finísimos retoques del Solutrense. Sin embargo, estas deficiencias vinieron sobreabundantemente contrapesadas por el desarrollo de una variadísima industria del hueso, en la que abundaron las agujas, pas puntas biseladas de asta, los propulsores con garfio para el lanzamiento de jabalinas, los denominados "bastones de mando" - sobre los que habría mucho que decir -, los arpones, las redes, etc... Igualmente se diversificaron notablemente las industrias de elaboración de puntas de flecha, de los que podemos distinguir más de seis tipologías diferentes. No obstante, son las artes plásticas, el grabado y, muy especialmente la pintura, las que han hecho del Magdaleniense uno de los momentos estelares del arte de todos los tiempos.
Los "padres" del Magdaleniense tuvieron contactos con los residuos del Auriñaciense, cuyas técnicas conocieron y perfeccionaron. En muchos casos evolucionaron por caminos distintos, desarrollando tecnologías nuevas, como los microlitos. Introdujeron y perfeccionaron el arpón (de una o dos hileras de puntas). La cueva de Altamira es el paradigma de este período, aunque no su único exponente peninsular. Los ritos funerarios se sofisticaron increíbemente y ya podemos hablar de una cultura cuasi moderna en todos los aspectos. En otras entradas relaccionadas con el Arte Prehistórico profundizaremos sobre las aportaciones de esta cultura. Baste por el momento situarla cronológicamente para profundizar en su desarrollo y el de las etapas ulteriores.

VISITA MI WEB PINCHANDO EN EL SIGUIENTE ENLACE

No hay comentarios: