13 jul. 2013

LAS GUERRAS DE CARLOS V EN ITALIA

Casi al mismo tiempo que en España, había comenzado la guerra en Italia. En una de las batallas fue muerto (1524) el francés Bayardo, a quien se conocía con el sobrenombre de El Caballero sin miedo y sin tacha, y a quien, mejor que a Francisco I, pudiera darse el dictado de "El último caballero francés".
Herido mortalmente de un arcabuzazo en la batalla de Rebecco, al pasar el río Sesia,se recostó contra un árbol y la cara vuelta al enemigo. Y habiéndose acercado el condestable de Borbón lamentando su muerte, exclamó Bayardo:
-No hay que tenerme lástima, pues muero como hombre honrado sirviendo a mi rey Francisco I. De quien hay que tenerla es de vos, que os servís de las armas contra vuestro príncipe, vuestra patria y vuestro juramento.
Y diciendo esto y besando el puño de la espada en forma de cruz, expiró.  Si Bayardo dijo esto al de Borbón fue porque éste, enemistado con el rey, se pasó a las filas del emperador Carlos V.
Los franceses atacaron el Milanesado y pusieron sitio a Pavía. En socorro de esta plaza, defendida por Antonio de Leiva, llegaron el Condestable de Borbón y el italiano marqués de Pescara, librando con los sitiadores las batallas más célebres de aquella época.
La lucha entablada en los alrededores de Pavía comenzó con ventaja para los franceses, pero la impetuosidad del rey Francisco I, que, al frente de sus caballeros, rebasó su artillería, impidiéndola funcionar, lo perdió.
Y el ejército francés, cogido entre dos fuegos, fue derrotado y el mismo rey de Francia hecho prisionero, muriendo en la batalla la flor de la nobleza francesa.
Al caer del caballo, Francisco I fue hecho prisionero por un soldado vizcaíno llamado Juan de Urbieta y natural de Hernani. El emperador le ennobleció por tal hecho, y el monarca francés le escribió una carta agradeciéndole la caballerosidad con que le había tratado al apresarle.
La batalla de Pavía se libró el 24 de febrero de 1525, y en ella tomaron parte bajo la bandera española, 20.000 hombres, que condujeron el marqués de Pescara, el condestable de Borbón y el virrey de Nápoles, Lannoy, más 5.000 que sacó Antonio Leiva de la plaza.
Bajo la enseña enemiga iban 30.000 franceses a las órdenes de su rey.  Éstos tuvieron de ocho a nueve mil bajas, y los españoles en torno a 700.  Escritores militares del siglo XX han demostrado que en esta jornada emplearon ya las tropas de Carlos I el "orden de batalla oblicuo", de que se cree iniciadores a Turena y Federico II de Prusia.

2 comentarios:

Geppetto dijo...

NO
NO son guerras de Carlos V con Italia sino Guerras del emperador Carlos quinto en Italia y contra los franceses
http://lapoliticadegeppetto.blogspot.com.es/

FRANCISCO GIJON dijo...

¡Ops! Perdón por la errata y muchas gracias por decírmelo. Lo siento.