25 jun. 2013

LOS HIJOS DE LOS REYES CATÓLICOS

Los Reyes Católicos tuvieron un solo hijo, el príncipe don Juan, que murió muy joven, y cuatro hijas, llamadas Isabel, María, Juana y Catalina.  A estas ilustres princesas les fue adversa la suerte, pues Isabel murió también muy joven, mientras graves dolencias físicas o morales hacían sumamente desgraciadas a doña Juana y doña Catalina.
Fernando el Católico, con su inteligente política, y al estilo de la época, pretendió, por medio de una serie de alianzas matrimoniales, robustecer la posición de España, lograr la unidad peninsular y aislar a Francia, la gran enemiga entonces, de la expansión imperial de los Estados españoles.  Pero el desgraciado y prematuro fin de casi todos estos príncipes frustró estos sabios propósitos del rey Católico.
Buscando la alianza con Portugal, los Reyes Católicos casaron a su hija Isabel con el rey don Manuel, muriendo ésta al dar a luz a un niño llamado don Miguel, que a no haberse malogrado, habría realizado la unión ibérica, reuniendo en sus sienes las coronas de todos los estados peninsulares.
El rey viudo, don Manuel, casó después con doña María, otra hija de los Reyes Católicos.  A doña Juana la casaron con don Felipe el Hermoso, hijo de Maximiliano de Austria, emperador de Alemania, heredero del ducado de Borgoña, rival de Francia.  Y a doña Catalina la casaron primero con Enrique VII de Inglaterra, pero este príncipe murió sin que el matrimonio llegara a consumarse. La princesa Catalina casó luego con Enrique VIII, hermano del anterior, que la repudió después para casarse con la célebre Ana Bolena.
En cambio, fracasaron, por la oposición de Francia, todos los esfuerzos hechos para unir en matrimonio a varios de sus hijos con los príncipes herederos del reino de Navarra.

No hay comentarios: