14 dic. 2012

CARTHAGO NOVA

Polibio, que estuvo en la ciudad durante la guerra celtibérica, nos deja esta descripción de la actual Cartagena:

"Yace Carthago Nova en el promedio de la costa de Hispania opuesta al viento de África, en un golfo que, introduciéndose tierra adentro por espacio de veinte estadios, sólo tiene diez de anchura a la entrada: por esta causa todo él tiene la forma de un puerto.  A la misma embocadura está situada una isla que por uno y otro lado deja libre sólo un pasaje estrecho para la entrada.  En esta isla vienen a estrellarse las olas del mar, de lo cual resulta que todo el golfo está siempre tranquilo a menos que soplen por una y otra boca los vientos de África y alteren las olas.  Con todos los demás vientos el puerto está siempre tranquilo por estar rodeado del Continente.  Desde el fondo del golfo se va elevando una montaña a manera de península sobre la cual está fundada la ciudad, limitada al Oriente y al Mediodía por el mar y al Occidente por un estero que aún toca algún tanto con el Septentrión; de manera que el restante espacio que hay desde el estero al mar y une la ciudad con el continente, no tiene más que dos estadios.  El centro de la ciudad está en hondo.  Por el lado del Mediodía tiene una estrada llana viniendo del mar; pero por las partes restantes está rodeada de colinas, dos altas y escabrosas y otras tres mucho más bajas, aunque están llenas de cavernas y malos pasos.  De éstas la mayor está al Oriente, se extiende hasta el mar, y sobre ella se ve el templo de Esculapio.  Hacia el Occidente le corresponde otra de igual situación sobre la cual está fundado un magnífico palacio, obra, según dicen, de Asdrúbal, cuando afectaba la monarquía.  Las otras colinas, menos altas, circundan las ciudad por el Septentrión.  De las tres, la que mira hacia Oriente se denomina colina de Vulcano.  La inmediata a ésta lleva por nombre la de Aletes, quien por haber hallado las minas de plata, según dicen, logró los honores divinos; y la tercera tiene el nombre de Saturno.  el estero inmediato al mar se comunica con éste por medio de una obra (cabal) que se ha hecho para la comodidad de las gentes de la playa; y sobre la faja de tierra que separa al uno del otro se ha fabricado un puente para transportar por él bestias y carros y todo lo necesario desde la campiña.
A vista de una disposición de terreno semejante, aun sin defensa alguna, estaba bien asegurado el campo romano de parte de la ciudad sólo con tener a un lado el estero y al otro el mar.  El espacio intermedio que unía la ciudad con el continente y venía  aparar al centro de su campo, lo dejó sin trinchera alguna, bien fuese porque conviniese a su propósito no tener estorbo para las salidas y retiradas del campamento.  El circuito de la ciudad no tenía antiguamente más que veinte estadios.  No ignoro que muchos creen que tenía cuarenta, pero se engañan.  Pues nosotros no hablamos de oídas, sino que la hemos examinado atentamente con nuestros propios ojos. Actualmente es aún más reducida".
La topografía de la ciudad ha cambiado mucho desde la antigüedad hasta nuestros días, ya que en el lado norte, sobre las actuales Puertas de Murcia, existía una extensa laguna que desempeñó un papel importante en la toma de la ciudad por P. Escipión, debido a su pequeña profundidad y más en marea baja.  Al sur de la laguna se encontraba la bahía; entre ella y la laguna corría un istmo, que en su lugar más estrecho tenía 400 metros.  Iba desde las Puertas de Murcia hasta la de San José.  Las orientaciones cardinales de Polibio son erróneas, pero el resto de la descripción es exacta.  La isla es la de Escombreras, la antigua Scombrera.  Polibio desembarcó en la ciudad, por lo que tuvo la impresión de que la isla se encontraba a la entrada de la bahía cubriéndola, dejando dos estrechos canales, citados por Polibio.  El viento es el Sudeste.  La Península estaba bordeada por cinco penínsulas.  La mayor en realidad está situada en el Sur, sobre ella, donde ahora se encuentra el castillo de la Concepción, se encontraba el templo de Asklepios, es decir, el Eschmun fenicio.
Hacia el noroeste, Polibio escribe hacia el Occidente, hay otra colina sobre la que se levanta el palacio, obra de Asdrúbal.  Las otras colinas, más bajas, ciñen la ciudad por el lado noroeste.  La más meridional del grupo, el actual castillo de Despeñaperros, se llamaba la colina de Hefaistos, dios metalúrgico griego equivalente a Baal, protector de los metalúrgicos, representado en las monedas de Málaka (Málaga) con sus atributos.  La más próxima, el Cerro de San José, se conocía por el nombre de colina de Aletes, el descubridor de las minas de plata, divinizado por ello.  La tercera se conocía con el nombre de Kronos, equivalente al Moloch púnico; es el actual Monte Sacro.
La ciudad de Carthago Nova estaba, como Cádiz y Tiro, edificada sobre una península.  El perímetro de la ciudad era de 3.630 metros, equivalente a los 20 estadios que da Polibio; cuando el historiador griego la visitó era aún más reducido, por haber perdido algo de su importancia.  La parte del istmo mayor estaba amurallada, la defendieron los 2.000 hombres puestos por Magón.  La ciudad púnica ocupaba una extensión de 35 a 40 hectáreas, y el número de habitantes se ha calculado entre 30.000 y 40.000.  Carthago Nova es una ciudad pequeña, si se la compara con las grandes ciudades helenísticas de Siracusa o Alejandría.
La ciudad tuvo desde su fundación una población artesanal bastante numerosa.  Polibio habla, con ocasión del cerco de P. Escipión de 2.000 obreros especializados y de menestrales, artesanos y de gentes del mar procedentes de toda la Península Ibérica.  Durante la época republicana fue el puerto más importante de toda la costa ibérica, por él se efectuaba todo el comercio de importación y exportación con el interior de la Península ibérica.  Debió en seguida recibir colonos romanos dedicados a las minas o a las pesquerías, como lo indican las inscripciones con un lenguaje muy arcaico.  Ha dado gran cantidad de ánforas púnicas y de cerámica alejandrina, que prueba un intenso comercio con Egipto.  Carthago Nova es un buen ejemplo de lo que era una ciudad típicamente púnica, como lo prueban sus templos.

VISITA MI WEB PERSONAL

No hay comentarios: