19 ago. 2016

EL RÉGIMEN BORBÓNICO Y CARLOS III

A partir de 1700, y ya durante la Guerra de Sucesión, se operaba en España una honda transformación institucional.  La multiivariedad político-administrativa de la España de los Austrias será sustituida por la regularización funcional borbónica.  No quiere decir que se logre una racionalización total, ya que subsisten muchos elementos antiguos.  Se consigue, eso sí, un conjunto abigarrado, aunque no con la nota características: borbónica, racionalista, ordenadora.  Ejemplo de ello son las capitanías generales y las intendencias, como reflejo de un centralismo gubernativo y administrativo.  Estos esquejes del absolutismo traen consigo la casi desaparición de autonomías municipales y de regímenes privativos de los antiguos reinos.  En resumen: maquinaria estatal bastante funcional y eficaz, pero con una complejidad suficiente para cortapisar el personalismo de un monarca por muy absolutista que fuera.

No hay comentarios: