1 jun. 2012

LA CRISIS DEL SISTEMA COLONIAL ESPAÑOL (V)

El Libertador avanza seguro en la conquista de América; la independencia era ya un hecho.  
En México, el virrey José Iturrigaray, ante el cariz de los acontecimientos en España, se movía más a favor de los criollos que de los peninsulares, pero menos por razones políticas que por exclusivas razones personales.  Pero los peninsulares, formando un cuerpo en favor de Fernando VII, le condujeron a la cárcel (16 de septiembre de 1808), mas todo ello dentro de una confrontación entre criollos y peninsulares (o entre ayuntamientos y audiencias, si se prefiere).  Que la independencia es todo menos el resultado de la sola crisis de la monarquía española nos da prueba el levantamiento del cura del pueblo Dolores, el padre Hidalgo, quien al grito de "mueran los gachupines" incorpora en la lucha contra los españoles a la masa popular, la sociedad india y mestiza.  En esta rebelión popular (1810) se instalan tensiones de clases, resentimientos sociales y confrontaciones violentas entre poseedores y desposeídos.  Se nacionaliza el fenómeno religioso (y no será la primera vez que la Iglesia apoye un movimiento separatista en nuestra historia), elevando a la Virgen de Guadalupe a símbolo de la nacionalidad mexicana.  Se invoca la supresión de tributos; se decreta la libertad de los esclavos; se plantea el problema de la tierra, etc.  Sin embargo, todo esto no supone una ruptura total, ya que son muchos (criollos, clero...) los que no querían llegar a tanto, y las estructuras coloniales se mantuvieron hasta el punto de posibilitar la creación de un Imperio con Iturbide.
Los liberales de Cádiz no comprenden la idea de autonomía colonial.  Los latinoamericanos usan las mismas armas que los patriotas españoles de 1808; unos lo hacen en defensa de su patria y los otros en defensa de la gran extensión americana; para unos el opresor es Francia, y para los otros, España.  Los liberales gaditanos conceden derechos políticos plenos a los ciudadanos americanos, considerándolos como parte integrante  de la España metropolitana.  Para ellos, todo el Imperio español había sido arruinado por la intolerancia teológica y el despotismo político, y ven el remedio de salvación en una constitución conjunta.  Les dicen: "A partir de este momento,... españoles americanos... debéis consideraros hombres libres... Vuestro destino no depende ya delos ministros, virreyes o gobernadores; está en vuestras propias manos."
Los liberales no alcanzaban a comprender el problema colonial, declarándose contrarios a cualquier forma de autonomía.  Los criollos presentaron la rebelión como única salida.  Su más claro exponente fue Bolívar, el más grande de los libertadores de América latina.

VISITA AHORA MI WEB PERSONAL

No hay comentarios: