31 may. 2012

LA CRISIS DEL SISTEMA COLONIAL ESPAÑOL (III)

La abdicación de Fernando VII, las derrotas delos ejércitos españoles en la Península, el desprestigio de la Junta Central -en suma, la quiebra de la autoridad española- van a dejar a los españoles en América desorientados.  Comentando esta coyuntura, son muchos los que afirman que no fueron los americanos quienes se levantaron contra España, sino que fue España la que dejó América.
En principio, los levantamientos tienen una semejanza con los de las juntas provinciales. Afirman luchar por Fernando VII y por la libertad nacional, pero en sus propias acciones realistas se esconde la libertad de la nación.  Estos levantamientos locales derriban a las autoridades existentes, y aunque el gobierno criollo protesta defender a Fernando VII, la verdad es que celebran el nacimiento de una república independiente (caso de Argentina en 1810).
En la primera década del siglo XIX Inglaterra seguía aspirando a destruir el sistema español, anclado en el típico monopolio comercial de la metrópoli.  La armada británica rondaba las colonas españolas, mientras que las nuevas ideas de ilustración, revolución e independencia norteamericana no habían pasado en balde.  El almirante inglés Popham se apoderaba de Buenos Aires el 27 de junio de 1806.  Al propio tiempo, proclamaba garantías políticas, tolerancia religiosa, libertad de comercio y otras novedades.  La realidad, sin embargo, era que los criollos estaban inclinados hacia la independencia y en absoluto eran partidarios de los ingleses.  De momento, los criollos y peninsulares se unen para expulsar a los ingleses, cosa que consiguen.  El equívoco inglés creía en algo imposible: mutación de lo "español" a lo "británico", y el equívoco español era pensar que se podían hablar a la clase criolla con le lenguaje de un siglo antes.  Esta victoria militar de los criollos supuso la exaltación de su propia estructura social como clase, y entendieron que la independencia había dado un gran paso. Los pasos siguientes fueron deshacerse  de los españoles, crear su propia junta, decretar la libertad para las mercancías procedentes de Inglaterra, etc. La independencia era un hecho, aunque no se proclamase de uan forma total hasta 1816.
A diferencia de México, donde la independencia tiene un perfil revolucionario por la incorporación de masas populares, en Buenos Aires, como en otras partes de Sudamérica, son los criollos los que sienten la necesidad de romper los monopolios peninsulares, pero no con una ruptura revolucionaria, sino modificando a su favor las relaciones de clase.
En Venezuela, una junta "pro Fernando VII" se niega a reconocer el gobierno legal de la regencia de Cádiz, abre sus puertas a todos los países, se declara independiente y, en el mismo congreso de los cabildos, proclama una constitución republicana (1811), reproducción de la de Estados Unidos.
En 1806, Francisco de Miranda, general, viajero del mundo, precursor, conspirador desde Londres y Washington, etc..., iniciaba con el apoyo de Estados Unidos la invasión de su patria, Venezuela.  Pero... toda revolución necesita su coyuntura favorable, y el país aún no estaba preparado para la empresa.  El anunciador había fracasado.

VISITA MI WEB PERSONAL

No hay comentarios: