19/2/2012

LOS OTROS CONQUISTADORES Y EXPLORADORES DE AMÉRICA (I)

No quedaría completa nuestra visión de la conquista del Nuevo Mundo sin recordar, siquiera sea sucintamente, los avances de los españoles por todo el territorio americano. En ningún otro lugar encontraron estados tan organizados como el azteca y, sobre todo, el de los incas. Mas por lo que se refiere a expansión territorial, nada tuvieron que envidiar otras conquistas españolas a las realizadas en México y Perú.
Siguiendo un orden cronológico, enumeraremos a continuación las etapas más importantes de estas conquistas.
Las tierras de La Florida, conocidas de los españoles desde el año 1502, fueron exploradas por Juan Ponce de León en 1512. En 1518, Francisco de Garay intentó dominar el país, y en 1521 Ponce de León, que esperaba encontrar en aquel lugar la fuente de la eterna juventud, intenta nuevamente penetrar en él. Una tras otra, se sucedieron expediciones: en 1526, Pánfilo de Narváez firmó unas capitulaciones con el emperador, por las que se le autorizaba para conquistar las costas del Golfo de México, desde la frontera de Nueva España hasta la punta de La Florida. La expedición se resolvió en un completo fracaso. El único superviviente, Alvar Núñez Cabeza de Vaca, después de pasar varios años cautivo de los indios mariames, llevó a cabo una increíble caminata desde la costa atlántica de la había de los Apalaches hasta la costa del Pacífico, en California. Junto con otros tres españoles, a los que había encontrado en la costa de Texas, fueron pasando de tribu en tribu, atendidos por los indios a los que se ganaron gracias a sus conocimientos de medicina y cirugía, mezclados con exorcismos aprendidos de los hechiceros indios.
En 1539, Hernando de Soto, gobernador de Cuba a la sazón, salió de la isla al frente de una expedición destinada, una vez más, a la conquista de La Florida. Exploró los actuales estados norteamericanos de Georgia, Arkansas, Mississippi, Alabama, Luisiana y el nordeste de Texas. En 1542, Soto enfermó gravemente y murió, dejando al frente de la expedición a Luis Moscoso de Alvarado, que hizo construir unos bergantines con los que navegó a favor de la corriente del Mississippi hasta el golfo de México. En dirección a California, Arizona, Nuevo México y Texas se enviaron, por entones, otras muchas expediciones. La de Francisco Vázquez Coronado exploró el Cañón del Colorado; Díaz exploró las tierras situadas al norte del golfo de California; Docampo recorrió el territorio de Kansas, al mismo tiempo que fray Juan Padilla moría martiizado por los indios "quiviras" de Texas, a los que intentaba evangelizar. En 1556 se explora el actual estado de Virginia, y cuatro años después se funda la más antigua ciudad de los Estados Unidos, San Agustín, erigida por Menéndez de Avilés y fray Francisco Pareja. Todavía en el siglo XVI, nuevas expediciones fundaron misiones en otros lugares de Nuevo México y colonizaron el país. En los primeros años del siglo XVIII, se colonizaron las costas del Pacífico, al norte del golfo de California y se fundó, entre otras, la ciudad de Santa Fe (San Francisco). Pero ya tocaremos este tema más adelante.
En América Central, la conquista de Guatemala fue iniciada en 1524 por Pedro Alvarado, enviado por Hernán Cortés. La acabó el 25 de julio del mismo año, día en que fundó la ciudad de Santiago de los Caballeros de Guatemala. La conquista del Yucatán la comenzó el adelantado Francisco de Montijo y la terminó un hijo suyo en 1542. La ciudad de Mérida, fundada en el solar de una antigua ciudad de los mayas, fue erigida capital de aquel territorio, hasta que en 1548 fue agregado al virreinato de Nueva España.
Los actuales territorios de Nicaragua, Costa Rica y Panamá fueron conquistados en diversas expediciones por una larga serie de capitanes, entre los que destacarían Gil González Dávila, Hernández de Córdoba (fundador de Ciudad de León en Nicaragua), y Rodrigo de Contreras, que navegó desde el lago de Nicaragua hasta el océano Atlántico por el río San Juan. En 1539, los capitanes Alonso Calero y Diego Machuca del Zuazo condujeron una flotilla desde la ciudad de Granada, situada en la orilla norte del lago de Nicaragua y cercana al océano Pacífico, hasta el Atlántico. Su intención era abrir una ruta fluvial que facilitase las relaciones entre el Pacífico y el Atlántico. Pronto surgió la idea de abrir un canal que permitiese a las embarcaciones salvar el istmo sin necesidad de rodear el continente entero por el estrecho de Magallanes. Los planes se sucedieron bajo los reinados de Carlos V y Felipe II; sin embargo no se llevarían a cabo hasta el siglo XIX, como sabemos, para culminarlo a principios del XX con la apertura del canal de Panamá, realizada por los Estados Unidos.

VISITA MI WEB PERSONAL EN EL SIGUIENTE ENLACE